Zona sísmica: Informe anual Comisión Ayotzinapa

Zona sísmica: Informe anual Comisión Ayotzinapa

Murguía y Bolaños, fiel de la balanza

Otra vez Sofío Ramírez defrauda a indígenas

Por: Marco Polo Aguilar

Todo parece indicar que en política las reglas no escritas determinan la toma de decisiones e impulsan cambios, a veces inusuales.

Es de todos sabido que el Partido Acción Nacional se ha caracterizado por ventilar tras bambalinas sus conflictos internos y que un cierto grado de disciplina partidista prevalece en este sentido, para que la opinión pública no se entere de las patadas bajo la mesa que a menudo se propinan sus principales figuras.

No obstante, la actitud engallada del actual presidente nacional panista, Ricardo Anaya, rompió estos acuerdos velados y en la designación del representante de Acción Nacional para ocupar la Presidencia de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, en el segundo año de la actual legislatura, optó por una decisión “salomónica” que generó división en el PAN al contraponerse al plan de Gustavo Madero.

Así, Anaya dejó fuera a Gustavo Madero, Federico Doring y a Jorge Triana, quienes se auto promocionaban en los medios y dividió la presidencia del segundo año de la LXIII Legislatura entre Javier Bolaños y Guadalupe Murguía, quien por cierto será la primera mujer panista en presidir la Mesa Directiva en San Lázaro.

Y mientras Madero y sus correligionarios se quejan de “traición”, el PAN ya perfiló a Javier Bolaños para el primer semestre del segundo año de la actual legislatura y a la diputada Guadalupe Murguía para el período de marzo a agosto de 2017, lo que ha sido considerado por los expertos como una acertada decisión de Anaya, pues ha colocado al frente de la Cámara a dos panistas de probada capacidad, promotores de acuerdos y habilidad para la negociación.

Esta división de poner dos presidente en la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados ya se había dado anteriormente. Incluso, cuando el ahora presidente del PAN, el llamado “joven maravilla” fue diputado, compartió la Mesa Directiva con José González Morfín, aunque ahora el propósito de poner a Guadalupe Murguía es más por cuestión de género, ya que los órganos internos del PAN lo componen un 50 por ciento hombres y la otra mitad, mujeres.

El caso de Guadalupe Murguía Gutiérrez habla por sí mismo, ya que es una mujer con una destacada trayectoria en el estado de Querétaro, en el que ha fungido como Secretaria de Gobierno y Educación y también fue aspirante a la presidencia municipal de Querétaro capital.

En el ámbito federal, ha logrado reconocimiento por su desempeño en la Secretaría de Gobernación y en el entorno legislativo, ha ocupado espacios relevantes en los medios luego de haber sido nombrada Presidenta de la Comisión Especial de la Cámara de Diputados para el Caso Ayotzinapa, misma que está por cumplir un año de operación.

Esta Comisión, por cierto, estará presentando el Informe de Actividades del segundo semestre de actividades en torno a la investigación y seguimiento de este asunto que aún lacera a México.

Al revisar la labor de la Comisión y los detalles de este informe del que todo parece indicar será presentado en la Sesión del próximo 7 de septiembre, los analistas aseguran que es evidencia de que Anaya no se equivocó al ponerla al frente de la Mesa Directiva de la LXIII Legislatura para el segundo semestre de 2017, lapso en el que estarán tomando curso diversos asuntos de primer orden político con miras al proceso de sucesión presidencial del 2018 y que servirá para que Acción Nacional logre posicionarse favorablemente en el ánimo del electorado.

Laborando en un perfil bajo al frente de esta Comisión Especial, Murguía Gutiérrez ha mostrado su habilidad en la negociación y en la construcción de acuerdos en lo que ha sido un complicado y difícil año.

Basta señalar que esta Comisión Legislativa tiene atribuciones limitadas y sobre todo, un voto ponderado, pues el PRI y sus aliados (El Verde Ecologista, Encuentro Social y Nueva Alianza) aplican el mayoriteo cuando Acción Nacional, MORENA, PRD y Movimiento Ciudadano pretenden subir al orden del día los temas que resultan incómodos o delicados al Gobierno Federal.

No obstante, el Informe augura mostrar el panorama más amplio y claro de las investigaciones del Caso Ayotzinapa, con una visión crítica a lo realizado por la Procuraduría General de la República y ponderando las aportaciones que ha ofrecido a las pesquisas el Grupo Interdisciplinario de Expertos Internacionales, el GIEI.

La labor, que se antoja titánica y ha requerido de una sensibilidad que permita avanzar en el filo de la navaja de este caso, pone en evidencia de qué está hecha la queretana y la perfila como uno de los alfiles de Ricardo Anaya para poner a tiempo a Acción Nacional en el proceso de la sucesión presidencial del 2018.

Guadalupe Murguía Gutiérrez ha coincidido con Ricardo Anaya desde el llamado Grupo Querétaro y más allá de la cercanía entre ambos, sabe que el dirigente nacional de su partido tomó la decisión de impulsarla a dirigir la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados en el segundo semestre del segundo año de Legislatura, no por amistad, sino por los alcances de su desempeño personal.

Acostumbrada a navegar en aguas turbulentas, la diputada Guadalupe Murguía hace acuse de recibo y sabe que en las filas de su propia bancada no tardarán en aflorar las grillas y tenebras de distinguidos panistas que aspiraban a ocupar el cargo y que al no ser considerados, pretenden vestir de traición una decisión que requiere de ir más allá de lo inmediato, porque supone que el blanquiazul arribe fortalecido al momento en que decida quién será su representante para el proceso presidencial del 2018.

Sabedora de lo que está en juego, Guadalupe Murguía Gutiérrez, trabaja para que esta puerta que hoy se abre, pueda abrir otras no menos importantes y comprometidas en el mediano plazo, pero hoy, todo dependerá de su desempeño y talentos. ¿Tú qué opinas distinguido lector?

Movimientos telúricos…Desde que Rosario Robles fue agraciada por el presidente Enrique Peña Nieto como secretaria de Desarrollo Social, más por el apapacho que por su eficiencia, su cercano, el guerrerense Ramón Sosamontes se ha desvivido en busca de alguien que le maneje la imagen a su patrona, ya que por más que han intentado llevarla a las menciones de la prensa, nada más nada ha logrado…ahora con estas descalificaciones de la misma Rosario Robles, ahora titular de la Sedatu, de que “los periódicos sólo sirven para matar moscas y limpiar vidrios”, sencillamente como dice Emmanuel: “todo se derrumbó”…solo que a la señora Robles se le olvida que los periódicos también son instrumento para denunciar a políticos que han cometido actos de corrupción y ella no tiene antecedentes muy limpios, solo hay que preguntarle al empresario argentino nacionalizado mexicano Carlos Ahumada…

Ahora es el senador Sofio Ramírez quien se suma, una vez más, a la lista de defraudadores de 18 mil indígenas en la Costa Chica al no haberles entregado las tarjetas “Sin Hambre ONU” que les prometió el pasado proceso electoral…y el PRI así quiere mejorar su imagen recibiendo a estos políticos “chapulines”…

marcop1955@hotmail.com

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0