Visión financiera: El Día “D”

Visión financiera: El Día “D”

Por: Carlos Howard

Ayer, como se esperaba, inició transmisiones Imagen Televisión, un proyecto que reconfigurará el espacio de influencia y presencia de la TV abierta en el país, que sigue siendo mayoritariamente preferida.

Olegario Vázquez deberá enfrentar la preferencia y lealtad de las audiencias y los anunciantes hacia TV Azteca y Televisa;  la velocidad de adopción de tecnologías recientes que ponen contenidos en internet en cualquier pantalla y que abrieron el espectro a los creadores de contenidos de nicho; y  la dispersión masiva del gasto publicitario hacia nuevas formas de hacer mercadotecnia.

La Encuesta Nacional de Contenidos 2015 del IFT refiere que los noticieros son el género más sintonizado en la TV abierta con un 56 por ciento de preferencia, seguido de las telenovelas con un 47 por ciento. Con ello, superan a películas, series y deportes, según la base de 6 mil 191 personas encuestadas que ven señal abierta.

Sin duda los empresarios de las televisoras de la competencia y el mismo Olegario enfrentarán, no sólo el reto de mantenerse vivos en la televisión abierta, sino de permanecer y para ello, en un mundo digital y veloz, se requerirá de buenos contenidos, contenidos que atrapen a los jóvenes que no ven la televisión abierta.

Sin eso, aunque se tenga una mayor oferta en la televisión abierta no se logrará captar el interés de los jóvenes si el contenido es pura basura mediocre.

 

*** Pensiones, caja de Pandora

A pesar de las reformas que se han hecho, el pago de las pensiones se ha convertido, para el gobierno, en una caja de Pandora que lleva sobre los hombros con un elevado costo.

No sólo tiene que cubrir estas obligaciones para el personal de las principales empresas del Estado y de seguridad, también asume los gastos de servidores públicos en los tres niveles de gobierno y  de las universidades públicas.

La erogación en pensiones de Pemex, CFE, IMSS, ISSSTE y la LFC más de 193 mil 488 millones de pesos frente a 69 mil 148 millones en 2000. Es decir, en los últimos 14 años estas erogaciones crecieron 179.82 por ciento.

Si el gobierno federal asumiera la totalidad de los pasivos, esto significaría que debe destinar anualmente 58 mil millones de pesos para pagar las jubilaciones, sólo de Pemex y CFE.

En 2012 se requirieron 400 mil millones de pesos para pagar esas obligaciones en los más de 105 sistemas pensionarios que existen en el país.

Tres veces más de lo que se gastó de 2001 a 2010 y se estima que crecerá aún más en los próximos 60 años, debido a la reducción de la tasa de mortalidad.

Cada mexicano tendrá que erogar 10 pesos diarios de sus ingresos para poder enfrentar esa carga, sobre todo porque el pasivo actuarial para los próximos 70 años representará el 104 por ciento del PIB, es decir, 14 billones de pesos.

En el IMSS y el ISSSTE, el débito por pensiones supera el 60 por ciento del PIB, entre ambos sistemas. Además, ya son 15 las entidades federativas que registran niveles muy altos de endeudamiento por pensiones.

Los casos más alarmantes se registran en Tlaxcala, Puebla, Veracruz, Durango, Tamaulipas y Culiacán. Incluso, entidades como la Universidad Autónoma de Colima y la de Querétaro ya operan en números rojos.

De una Población Económicamente Activa que suma 50.2 millones, sólo 18 millones de personas de ese universo está cubierta por un sistema de pensiones.

Los pensionados se están duplicando cada nueve años y la transición demográfica es un desafío para la viabilidad financiera de ese sistema, advierte.

Actualmente poco más de 55 por ciento de los pensionados son por jubilación; 33.6 son por retiro o vejez y 5.7 por accidente o enfermedad de trabajo, de acuerdo con cifras del INEGI.

 

Sistema de seguridad universal

TOME NOTA *** Las propuestas son muchas, pero no se resuelve el problema de fondo, quizá un sistema de seguridad universal que otorgue una pensión de cuando menos un salario mínimo para todas las personas adultas mayores.

Los recursos saldrían de la hacienda pública, a través de los ingresos que se recauden de los tres niveles de gobierno. Con ello se beneficiaría a cuando menos 6.9 millones de mexicanos.

Incluso, se podrían incluir pensiones con coberturas para invalidez y vida, riesgos de trabajo, salud, ayudas sociales y por desempleo.

Pero lo más importante, aclara, es que todos los sistemas de pensiones tengan una estricta supervisión y revisión para garantizar que estén respaldada por fuentes seguras de financiamiento.

Backs_8@hotmail.com
comuvirt@gmail.com
www.entresemana.mx

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0