Sin línea: pregunta p’al Diablo, ¿quién es más corrupto, Duarte o Yunes?

Sin línea: pregunta p’al Diablo, ¿quién es más corrupto, Duarte o Yunes?

Por: José Sánchez López

Veracruz es uno de los estados con los gobiernos más corruptos de la Nación; el que ostenta el mayor número de periodistas asesinados, con cientos de desapariciones y actos de represión a la protesta social.

Ese es el panorama general de una entidad, en la que el número de pobres extremos aumentó al 5.4 por ciento y con una deuda estatal al cierre de 2015, de 45 mil 879 millones de pesos.

Pero eso no importa para Javier Duarte de Ochoa, gobernante en funciones y para Miguel Ángel Yunes Linares, gobernador electo, que se tiran, aparentemente, feroces tarascadas para destruirse, aunque no falta quien diga que se trata tan sólo de un vodevil entre ladrones que terminarán “arreglándose”.

Su guerra de denuncias comenzó en octubre de 2015, cuando Yunes Linares, su esposa y sus tres hijos fueron acusados por delincuencia organizada y lavado de dinero. Yunes dijo que la denuncia había sido filtrada por el gobierno de Duarte.

Previamente, durante su campaña para gobernador, Yunes aseguró que de llegar a la gubernatura, iría por Duarte y lo llevaría a juicio a por desvío de recursos.

En abril de 2016, Yunes denunció a Duarte ante la Fiscalía del Estado por el lavado de 3 mil millones de pesos. La acusación incluyó a funcionarios públicos, familiares y socios.

Un mes después, lo acusó de gastar en vinos, clases de golf y entrenadores personales, 329 mil pesos que cargó al Erario y presentó facturas y recibos por esos conceptos.

También presentó una acusación por el desvío de 645 millones de pesos a través de una red de empresas fantasma.

Luego que ganó la elección en Veracruz, tras un reinado del PRI de 86 años, Yunes amenazó con meter a la cárcel a Duarte.

También lo acusó de ocultar la cuenta pública de 2015, haber simulado su entrega en el Congreso Estatal y de querer pagar, al menos, 72 millones de pesos de deuda a empresas ligadas a su testaferro, Arturo Bermúdez Zurita, secretario de Seguridad Pública estatal.

Luego exhibió una serie de lujosas propiedades de Duarte, su esposa y otros allegados en Texas, Estados Unidos.

Empero, quizá buscando un posible acuerdo, Duarte todavía no sacaba las uñas, pese al historial de Yunes y lo llamó a la reconciliación, “es tiempo de la reconciliación y de la unidad, sin importar filiaciones partidistas”.

Pero como se dio el convenio, Duarte dijo que las acusaciones solamente eran puro show, sin fundamentos, sin pruebas y reviró.

Presentó una denuncia, también en la PGR, contra Yunes por enriquecimiento ilícito y dijo que él si entregó pruebas.

Sarcástico, dijo que el único negocio que tuvo Yunes, fue cuando de niño vendía escobas en el mercado.

Aseguró que Yunes y su familia, son dueños de empresas y predios ubicados en el estado de Veracruz y la Ciudad de México, con un valor superior a los 3 mil millones de pesos, compradas a través de prestanombres: un hotel en Bilbao, España; un departamento en Madrid, España; casas en Houston, Texas, y un rancho en Valle de Bravo, Estado de México, con 50 caballerizas, cuatro casas y un hospital para caballos.

“Ese señor un delincuente, un gánster, un hampón, todo lo que diga no tiene ninguna autoridad ni calidad moral”, acusó Duarte.

Eso sí, aclaró que no se trata de una venganza, sino “de un derecho que se tiene para demostrar quién es ese sujeto”.

A la fecha, ambos dicen: “el que nada debe nada teme” y afirman estar dispuestos a que se les investigue”.

A propósito, Rodrigo Medina de la Cruz, exgobernador de nuevo León, al comparecer al Palacio de Justicia en Monterrey para responder por acusaciones similares a las que pesan contra Duarte y Yunes, dijo:

“Tengo la conciencia tranquila y al final, la verdad saldrá a la luz”.

Mejor dicho fue a medialuz, ya que el juez lo exoneró de los delitos de peculado y daño al patrimonio del Estado y sólo lo sujetó a proceso por ejercicio indebido de funciones, ilícito no grave, así que libra el juicio en libertad.

¡Qué tal! ¿eh?

 

Y va de chiste:

En un juzgado se topan el Ministerio Público y el abogado defensor.

-Es usted un granuja, dice el primero.

-Y usted un pillo, responde el segundo.

-¡Sinvergüenza! ¡Ladrón!, corrupto, tranza, se gritan.

El juez, luego de observarlos, los interrumpe y dice:

-Bien, ya que los señores se presentaron mutuamente ¿podemos comenzar la diligencia?
Cualquier semejanza es mera coincidencia. ***ENTRE MULA Y MULA NOMÁS LAS PATADAS SE OYEN. ***AU REVOIR.

joebotlle@gmail.com

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0