Se nos fue el sexenio

Por: María Teresa Ortuño Gurza*

Vale la pena recordar. Durante la primera mitad de 2014 -unos meses después de aprobada la Reforma Educativa-, se celebraron en todo el país los Foros de Consulta para diseñar un nuevo Modelo Educativo, que se aplicará desde Preescolar hasta Educación Media Superior.

Participaron 7428 personas. Se presentaron tres mil 79 ponencias y por vía electrónica se recibieron otras mil 609. El 46 por ciento de las ponencias provenían de docentes, el 13 de Asesores Técnicos Docentes, el 12 por ciento de Padres de familia y representantes de organizaciones sociales, el 9 por ciento de Directivos y 8 por ciento de Supervisores.

El Consejo Técnico Asesor, integrado por personas reconocidas y con diversos enfoques: Elisa Bonilla Rius, María de Ibarrola, Manuel Gil Antón, Ciro Murayama y María Trigueros, convocaron a la participación de todos los interesados en la educación para abonar al aterrizaje de la Reforma educativa.

Junto con el 10 por la Educación, Suma por la Educación aportó el modelo que contenía 10 dimensiones indispensables para su conformación. El cual puede ser consultado en http://goo.gl/abY0tx.

El Consejo Técnico Asesor presentó a la SEP el documento que integraba ese esfuerzo y durante dos años, las organizaciones sociales estuvimos preguntando por el resultado. En noviembre de ese mismo año, cambiaron a los Subsecretarios de Educación. Nos reunimos con ellos, reiteramos nuestra propuesta presentada en esos Foros, y nos explicaron que ya estaba listo el Modelo, pero que las nuevas autoridades querían analizarla.

En julio de 2015 cambió el Secretario de Educación. Llegó Aurelio Nuño a la SEP y realizó algunos cambios en las Subsecretarías. Nuevamente, la espera.

Casi un año después, vino la fatídica noche de Nochixtlán, detonante de la molestia de maestros disidentes y no disidentes. La enorme mayoría de los docentes cumplen con su deber, pero carecen de un mecanismo eficaz de comunicación con las autoridades educativas, por eso, encontramos ese enojo en sitios que fueron sorpresivos para algunos. El maestro no se siente valorado, y con frecuencia pareciera que se le responsabiliza de los males educativos del país, que son fruto de estructuras que entre todos debemos cambiar para mejorar.

El miércoles 20 de julio, finalmente, el Secretario presentó el Modelo Educativo. Estuve presente, a nombre de Suma por la Educación. Lo que se anunció fue el resultado de las consultas.

Es una propuesta sólida, técnica, bien hecha. No tiene tintes ideológicos ni de “grilla”. Habla de un diseño participativo, abierto. Nadie puede oponerse a principios como la inclusión, la equidad, mayor autonomía en la toma de decisiones escolares, ajustes a la currícula para tener contenidos más pertinentes. Plantea que el sistema sea más horizontal que vertical, y se fortalezca en todo a la comunidad escolar. Que la organización del Sistema sirva para Aprender a Aprender. O como dijo allí la Doctora Sylvia Schmelkes, “Aprender el gusto de Aprender”.

Vaya, nos presentaron un buen trabajo en los “qué”, a reserva de ver los “cómo”.

Sin embargo, se anunció que se abrirá un período de análisis, consulta, socialización, de aquí a diciembre. Se consultará lo que proviene de las consultas. Eso significa que este modelo se aplicará en el ciclo escolar 2018-2019.

Quizá esto se explica porque con la Evaluación Docente no se dio del todo este proceso de socialización, y existe malestar entre algunos docentes. La rumorología se alimenta de fallas administrativas en un Sistema Educativo tan grande como el nuestro. Hace falta escuchar al docente. Es vital.

Dada la complejidad del momento político, la falta de comunicación directa con los docentes, directores, ATP’s, indica que, para el aterrizaje del Modelo Educativo, las autoridades quieren tener un consenso mucho mayor. Socializarlo con todos los actores educativos, especialmente con los maestros en las Escuelas.

No es una mala idea. Todos debemos formar parte de decisiones que impacten en el futuro de México. La Política debe estar al servicio de la Educación, y no al revés.

Lástima que, por evitar complicaciones, lo que viene de una consulta vuelva a otra consulta. Ya se les fue el sexenio.

*Presidenta Ejecutiva de Suma por la Educación

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0