Resultado electoral Veracruz-Puebla vital para el PRI

Garantizaría al tricolor retener la Presidencia de la República

 Lucha fraterna entre Yunes por la gubernatura y la silla del Palacio de Gobierno veracruzano

 Blanca Alcalá Ruiz tendrá que contender contra la maquinaria electoral del panismo en la Puebla de los Ángeles

El gran reto que tiene la actual dirigencia del Partido Revolucionario Institucional. 

Tres estados son prioritarios para que el PRI retenga la Presidencia de México; los tres son la reserva de votos y vitales para ser como “el fiel de la balanza”.

Son los estados de México, Puebla y Veracruz. Entre los tres suman suficientes sufragios para marcar la diferencia entre la miel del triunfo y la amarga derrota.

Veracruz, tiene 212 municipios, la entidad es una de las más politizadas de la República.  Con un padrón electoral estimado en cinco millones 724 mil 940 ciudadanos.

En junio tendrá una contienda fraterna, entre dos Yunes: por el lado del tricolor Héctor Yunes Landa, quien será el abanderado de la trinca conformada por PRI. Verde y Nueva Alianza.

Inclusive, se tienen reportes una complicidad entre Mario “el gober precioso” Marín y Héctor Yunes para afinar algunos “detalles” en el encuentro contra su primo hermano. 

En suma, Yunes Landa  no la tiene del todo fácil, Yunes Landa no necesita de la oposición para perder, tiene en contra el caso de los desaparecidos, el alto0 índice de inseguridad en la mayor parte del estado, la inconformidad de los trabajadores estatales despedidos, la irritación de los proveedores a quienes se les deben millones de pesos.

Con estos lastres, se tiene la impresión de que el gobierno del estado, hace todo lo posible para que pierda el PRI. Sin contar el berrinche del gobernador Javier Durate, quien no pudo colocar a su “delfin”, al ex presidente del tricolor local, Alberto Silva, conocido entre sus conocidos como “el cisne”.

En el otro lado de la cancha, Miguel Ángel Yunes Linares, es un candidato con mucha experiencia, ha recorrido toda la escala política, que inició desde su ya muy lejana juventud.

Inició su vida política en el Partido Revolucionario Institucional, fue diputado local y federal, senador de la República, secretario de Gobierno, secretario general del ISSSTE, muy cercano a la otrora poderosa cacique sindical del magisterio nacional, Elba Esther Gordillo.

Una vez expulsado del PRI, se incorporó al Partido Acción Nacional, con la chamarra azul fue director de Prevención y Readaptación Social, en la Secretaría de Gobernación.

Fue durante su dirección cuando se registró la primera fuga de Joaquín “el chapo” Guzmán Loera, del penal de “alta seguridad” de Puente Grande, de Guadalajara. 

A la fecha está pendiente la investigación al respecto, nunca se aclaró la presunta participación de Miguel Ángel y su eterno lacayo, Enrique Pérez. 

Hoy, Yunes Linares, es el abanderado de la dupla PAN-PRD, cuyos dirigentes dejaron a un lado la ideología, por el prurito de ganar elecciones.

Es muy importante para el PRI retener el gobierno veracruzano, que ha reforzado el equipo de campaña, con el nombramiento de Amadeo Flores Espinosa como presidente del tricolor en estado y otros destacados elementos del “parque jurásico jarocho”.

En Puebla, Blanca María del Socorro Alcalá Ruiz, fue la mejor opción del PRI, para enfrentar al panista  José Antonio Gali Fayad.

La actual senadora de la República y ex presidente municipal de la ciudad de Puebla, (fue pésima alcaldesa) dejó de lado a Enrique Doger, Alberto Jiménez, Jesús Morales, Víctor Manuel Giordana  y al chiapaneco Javier López Zavala, quien tiene en su espalda el pesado lastre de la derrota ante el actual gobernador, el panista  Rafael Moreno Valle.

Ninguno de los mencionados ha manifestado su adhesión a la campaña, en especial Doger Guerrero, que tiene una larga cola que le pisen, en especial cuando fue rector de la Benemérita Universidad Antónima de Puebla, debido a que dispuso del erario como si fuera su patrimonio. 

La ungida candidata fue impulsada por el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong y por el líder de la bancada tricolor en el Senado de la República, Emilio Gamboa Patrón.

El único personaje que se ha sumado a la conquista del voto poblano, es el exgobernador Mario Marín Torres, lo que para muchos significó el “beso del diablo” y colocaron a Blanquita como sacrificable, ante la maquinaria debidamente aceitada del aparato electoral del gobernador Rafael Moreno Valle.

Entre el ambiente tricolor, se presume que Blanca Alcalá tiene el respaldo de Arturo Peña Nito, hermano del Gran Tlatoani,  lo que no es garantía de triunfo,

 Pero en política no hay nada escrito.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0