Renuncia primer ministro de Islandia por escándalo de paraísos fiscales

Renuncia primer ministro de Islandia por escándalo de paraísos fiscales

La noticia del desvió de 4 mdd generó protestas

Sigmundur David Gunnlaugsson, primer ministro de Islandia, renunció al cargo, a dos días de la publicación de la investigación #PanamaPaperes que lo involucra con una empresa en un paraíso fiscal.

La decisión no fue tomada por Gunnlaugsson, quien ha negado haber cometido delito alguno, sino por el Partido Progresista al cual pertenece, y horas después de que el jefe de gobierno islandés pidiera al presidente del país Ólafur Ragnar Grímsson la disolución del Parlamento.

“Dije al líder del Partido Independiente (principal aliado del gobierno) que si los parlamentarios de su formación creen que ya no pueden apoyar al gobierno en las labores conjuntas, disolvería el parlamento y convocaría elecciones generales”, escribió Gunnlaugsson en su página de Facebook antes de que se anunciara su dimisión, al tiempo que declaró que no tenía miedo a enfrentarse a los votantes.

Sin embargo el presidente islandés afirmó que no disolvería el Parlamento hasta que no explorara posibles alternativas, entre ellas consultar con otros partidos, incluido el partido Independencia con el que forma alianza de gobierno.

Gunnlaugsson llegó al cargo de primer ministro en 2013 con el apoyo del Partido de la Independencia, cuyo líder Bjarni Benediktsson, actual ministro de Finanzas, también aparece en el #PanamaPapers.

Según los documentos divulgados por más de 100 medios a través del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), Gunnlaugsson poseía, hasta finales de 2009, el 50% de una empresa llamada Wintris creada por su esposa en las Islas Vírgenes Británicas en 2007 para gestionar su fortuna con ayuda de la firma panameña Mossack Fonseca.

Ahí depositaron casi cuatro millones de dólares en bonos en los tres principales bancos islandeses que se hundieron en la crisis de 2008.

Gunnlaugsson entró en el Parlamento islandés en 2009 y a finales de ese año vendió su 50% de participación en Wintris a su esposa por un dólar.

La noticia generó una de las protestas más grandes de la historia en Islandia el lunes pasado cuando más de 100 mil personas se reunieron en el centro de Reikiavik para pedir la renuncia del primer ministro que se concretó este martes.

 

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0