Pulque, bebida con herencia prehispánica

Pulque, bebida con herencia prehispánica

Hidalgo alberga una región que desde hace siglos se ha caracterizado por producir una de las bebidas etílicas más características de México y de gran consumo en la región centro del país: el pulque.

Por: Rizieri Rodríguez Plascencia
Fotos: Almicar Guerra

El pulque es producto de la fermentación del aguamiel, bebida que se obtiene a través del raspado del maguey, planta cactácea endémica de México que se siembra actualmente en las orillas de los terrenos para evitar la erosión de la tierra de cultivo, cuya madurez la obtiene entre los ocho o 12 años.

El aguamiel es una bebida de sabor dulce y sin contenido alcohólico cuando no se ha fermentado, pero una vez que ha pasado por el proceso natural de fermentación se obtiene el famoso octli o pulque, bebida alcohólica de fuerte sabor.

Para la obtención del aguamiel, es necesario que se raspen las hojas o pencas del maguey, actividad que es realizada por los tlachiqueros, que se encargan de extraerla a través de un acocote, y de ponerlo en botijas o pellejos de pulque (que ahora se sustituyen por recipientes de fibra de vidrio) para verterlo después en un tinaco o tambo de grandes dimensiones, en donde se habrá de fermentar.

El pulque ha estado presente desde la época prehispánica, incluso la historia dice que eran únicamente los señores principales o los ancianos, hombres y mujeres retirados de la vida activa, quienes podían consumirlo, y también a aquellos que serían sacrificados en honor a Huitzilopochtli.

Lee más en la edición impresa de Revista Énfasis.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0