Postigo: PRI, sin sucesores

Postigo: PRI, sin sucesores

Por: José García Sánchez

La secretaria general del PRI  no recuerda que uno de los lemas de campaña que impulsaron el regreso de un viejo partido al poder fue que ellos sí sabían gobernar, ahora resulta que Carolina Monroy del Mazo, prima del Presidente, asegura que las autoridades de cualquier nivel no pueden resolver todos los problemas por sí solas, es decir necesitan ayuda.

Pero no cualquier ayuda sino la del partido al que pertenecen los funcionarios públicos electos, así lo consideró Monroy del Mazo, quien sostuvo que “requieren de la corresponsabilidad de todas y todos quienes vivimos en este país”.

Al PRI se le olvidó la creación de cuadros nuevos. En esta distracción por la urgencia de concentrar fuerzas de recuperar el poder después de doce años de ausencia en la presidencia de la república, ahora el tricolor ve que carece de cuadros y, si se descuida más, de bases sociales. Ahora quiere ubicar en los jóvenes lo que no ha podido aglutinar en los últimos 16 años.

Desde la llamada de Peña Nieto a un grupo de jóvenes comparsa llamados a celebrar la realidad del país, a través del Tercer informe de gobierno, hasta la reunión a la que convocó la secretaria general del PRI con la organización “Chaviza Revolucionaria.

Nombre bastante frívolo si lo ubicamos en el contexto de la urgencia necesidad de cuadros de todas las edades en el PRI.

La necesidad de un grupo de priístas de saltar de un puesto a otro descuido la creación de cuadros, aunque en realidad hayan preferido estancar el proceso de maduración de algunos priístas líderes de las diferentes regiones del país, para dar paso a los amigos, los compadres y los familiares, hasta que vemos que el poder se puede convertir en una dinastía priista como sucede ahora en algunos puntos del Congreso y más claramente en el estado de Oaxaca, donde la gubernatura se hereda.

La creación de cuadros es propio de un partido político democrático, el PRI no lo es, ni los gobiernos estatales priistas.

“Necesitamos priistas de tiempo completo, preparados y trabajando a favor del partido y de México”, subrayó, Carolina Monroy, al tiempo de mencionar que “hay que demostrar de qué estamos hechos, que somos gente con valores que trabaja lealmente por sus comunidades, para tener un mejor país”.

La reunión con los jóvenes desde la presidencia de la República debe ser permanente y no sólo en una ocurrencia para darle una novedosa apariencia a la entrega del estado que guarda el país bajo esta administración pública.

Pero no sólo tiene en los jóvenes a una especie de enemigo secreto, sino que prefiere evitarlos antes de abrir huecos en las candidaturas próximas a los mexicanos militantes del tricolor.

Ellos necesitan más huecos, pero que ante el aumento de sus derrotas electorales, el PRI debe pensar en no dejar huecos y llenarlos con sus fuerzas jóvenes, pero lo que hacen los jerarcas es reservar a quienes no están ahí un lugar en el espacio, es decir, a los amigos y familiares que puedan preservar su figura en el tiempo y a la vez, pague por ello tributo de manera permanente a los miembros de la cúpula priísta.

A los priistas no les interesa su partido, prueba de ello es el líder nacional que ahora encabeza esa fuerza, lo que importa para sus caciques son los puestos con decisión sobre su presupuesto, lo demás ya no importa.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0