Postigo: Edomex un peligro

Postigo: Edomex un peligro

Por: José García Sánchez

Por si Eruviel Ávila quisiera intentar competir, dentro de lo que queda del PRI, por la candidatura a la Presidencia de la República, las conclusiones y estudios del Gabinete de Comunicación Estratégica, se lo impiden desde ahora.

Los municipios de Ecatepec, Naucalpan y Chilpancingo son los peores lugares para vivir en México, de acuerdo con el índice de “Las Ciudades más habitables de México”

El índice mide, en una escala del 0 al 100, cuales son los mejores lugares para vivir y está compuesto por tres indicadores: Índice de calidad de vida, Índice de satisfacción con los servicios e Índice de satisfacción con el desempeño de alcaldes.

Íncav mide 10 variables como oferta suficiente de vivienda, suficiencia de escuelas privadas y públicas; movilidad, limpieza atmosférica, seguridad en las calles y oferta de empleo.

La inseguridad en el transporte público no sólo es una actividad de 24 horas sino que en la gran mayoría de los casos alcanzan la impunidad, a menos que sean los propios pasajeros quienes hagan justicia por propia mano.

Se cuenta de un ladrón que fue rescatado por los policías en lo que se llama “La Ruta de la Muerte”, ubicada entre Ecatepec y la estación del Metro Indios Verdes, el ladrón solicitó que lo dejaran escapar, porque ya había tenido suficiente castigo con los golpes de los pasajeros y los policías, identificados con el agresor y vinculados desde  lo más profundo de su ser con los delincuentes, lo dejaron huir.

En “La ruta de la Muerte” se cometen 10 asaltos a usuarios en el transporte público diariamente. Autoridades, de todos los niveles y en todos los ámbitos de la administración pública del estado de México, saben esto y nunca han hecho nada para evitarlo. Tan flexibilidad hace pensar que el producto de estos robos lleva a los más altos niveles de la política de la entidad, por lo menos eso es lo que informan los usuarios indignados ante la pasividad total de las autoridades.

La inseguridad cotidiana que los ciudadanos se han organizado para realizar actos de protesta contra los saltos en los diferentes paraderos del Estado de México, exigiendo a los tres niveles de gobierno que detengan esta ola de asaltos y violencia que crece cada día más en cantidad e intensidad.

Las asociaciones “Otro Ecatepec es posible” y “Mujeres en Cadena”, precisan que de enero a junio, fueron asesinados 16 usuarios y 8 ladrones han perdido la vida, en las acciones delictivas. Por si estos fuera poco dichas agrupaciones y otras instancias de la sociedad de la entidad organizadas, aseguran que no sólo roban con lujo de violencia sino que abusan de las mujeres que viajan en el transporte público en el Estado de México, pero principalmente en Ecatepec y Naucalpan.

El Inegi informó el 27 de septiembre de este año que el Estado de México y Guerrero lideraran la tasa de delitos en nuestro país. Si la actuación de los políticos de todos los niveles de gobierno fuer a evaluada con la obsesión que el gobierno federal quiere hacer con los profesores, todos los funcionarios públicos de la entidad sería despedidos sin excepción.

El Sistema Nacional de Seguridad Pública, señala que Ecatepec, Nezahualcóyotl, Coacalco, La Paz, Valle de Chalco Solidaridad, Chalco, Ixtapaluca y Tlatlaya, son los territorios que, por su cercanía, amenazan al Distrito Federal y son un foco rojo para las autoridades del vecino país del norte. Por ser de alta peligrosidad.

El número de asesinatos cometidos por cada 100 mil habitantes en Ecatepec, durante 2014, colocaron al municipio en el tercer lugar, con 35.9 casos y sólo superado por Cuautitlán Izcalli y Lerma, que reportaron en el mismo periodo 93.5 y 37 sucesos respectivamente.

Entre los ocho municipios nombrados por el Departamento de Estado, siete, con excepción de Tlatlaya. Chalco obtuvo uno de los primeros lugares con 2.5 plagios por cada 100 mil habitantes. La Paz y Ecatepec se colocaron por debajo, con 1.9 y 1.2.

Las cifras son de instancias oficiales, lo cual las hace poco confiables. Se basan en las denuncias que la población realiza, pero sabemos que ésta cada día confía menos en las autoridades a la hora de denunciar un delito, porque son las propias instancias de gobierno las que se encargan de avisar a sus cómplices no sólo para que huyan sino para que ejerzan venganza contra quienes se atreven a denunciar ante el Ministerio Público sus fechorías, lo cual arroja una cifra real mucho más alta.

El Estado de México es una tierra de nadie, la violencia y la delincuencia se han multiplicado de manera desproporcionada, y no existe autoridad alguna que por lo menos voltee para ver lo que sucede.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0