Desde el portal: Ex gobernadores y cárceles

Desde el portal: Ex gobernadores y cárceles

Y no es un caso menor, pues es en la frontera norte de nuestro país donde se trafica con todo, no se ahora, sino de hace décadas, sólo que ahora han salido a relucir tales casos debido a la mezcla entre los intereses políticos


 

Por: Ángel Soriano

Los ex gobernadores presos en el extranjero, el tamaulipeco Tomás Yarrington Ruvalcaba, en Italia y Javier Duarte, en Panamá, rechazan ser deportados para ser internados en prisiones mexicanas dada la creciente inseguridad en las mismas, y no les falta razón tras la refriega al interior mismo del penal de Ciudad Victoria, donde los reos sacaron a relucir su arsenal sin que nadie se explique cómo es que pueda ocurrir tal anomalía y existir tales privilegios.

 Y no es un caso menor, pues es en la frontera norte de nuestro país donde se trafica con todo, no se ahora, sino de hace décadas, sólo que ahora han salido a relucir tales casos debido a la mezcla entre los intereses políticos, los del narcotráfico y la utilización de ambos para la realización de negocios que tienen su origen en el lavado de dinero y otras actividades ilícitas.

 De la creciente inseguridad en las prisiones mexicanas no sólo dan cuenta los reos fuertemente armados que lo mismo protagonizan balaceras que grandes fiestas al interior de los mismos, hasta donde se les abastece de las mejores viandas y los mejores vinos, con todo y el resto de los placeres que sólo los encuentran los acaudalados en zonas de privilegio.

 Además, los ex mandatarios tienen razón en rechazar ser extraditados a nuestro país: las presiones para que involucren a sus socios en los negocios ilícitos y a otros para que pasen al ajuste de cuentas son muchas; están mejor en el extranjero, aunque no se descarta que funcionen los tratados de extradición y al pisar una cárcel mexicana se logre su reivindicación o se ahonde la corrupción en los penales de México.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0