Paula Hernández, su meta principal: ayudar, comprometerse con la ciudadanía y cumplir

Paula Hernández, su meta principal: ayudar, comprometerse con la ciudadanía y cumplir

Paula Hernández Olmos está al frente del programa Prospera, cuyo objetivo es disminuir los índices de pobreza a nivel nacional, la tarea ha sido difícil, pero está convencida de la funcionalidad y las bondades del programa

De origen hidalguense, Hernández Olmos ve en Prospera la oportunidad de ayudar y trabajar para más de 6 millones de familias mexicanas, siempre con el compromiso de cumplir las metas del programa.

¿Cómo ha sido su experiencia al frente de Prospera?

Ha sido una etapa de vida muy enriquecedora. Con la evolución que hemos hecho de Oportunidades a Prospera, éste es un programa de transferencias monetarias de segunda generación que está a la vanguardia porque vinculamos el desarrollo del capital humano a través de salud, educación y nutrición, con acciones productivas laborales y financieras que permite romper el ciclo intergeneracional de la pobreza.

Sin duda es un gran reto, porque lo que se defina y las acciones que encaminemos serán para beneficio de 30 millones de personas. Entonces el reto significa un cambio de vida para miles de mexicanos que están esperanzados de tener una mejor condición de vida.

A partir de los indicadores, ¿están pensando en reforzar el programa?

El Coneval hace los análisis de las propias evaluaciones, emite, por supuesto, recomendaciones. Y lo que debemos hacer siempre es estar muy atentos a que todas estas evaluaciones, todos estos resultados, las podamos analizar y llevar a cabo su consecuencia dentro del programa.

El programa tiene más presencia en donde se concentra el mayor volumen de pobreza: Chiapas, después es Oaxaca, Guerrero; en el mismo caso están, por ejemplo, Veracruz y Estado de México. Son los estados donde nosotros tenemos una presencia muy importante.

¿Cómo van a blindar este programa ahora que habrá elecciones en varios estados del país?

No solo en época electoral hemos trabajado en poder blindar el programa, porque lo hemos hecho desde que llegamos a esta institución,  trabajamos para que las familias no se vean condicionadas, bajo ninguna circunstancia o aspecto que sea ajeno a las reglas de operación.

Lo que hacemos es capacitar al personal, capacitar a las vocales, no solo en el tema de sus obligaciones, sino también en tema de blindaje electoral, para que todos conozcan a qué están obligados y a que nadie los puede obligar.

Además de esto, hemos generado un derecho de audiencia, esto significa la posibilidad de que nadie vaya y le condicione el programa a una persona sin tener la posibilidad de ser escuchada.

Por: Verónica Jiménez
Fotos: Especial
Puedes leer la entrevista completa en la edición impresa de la Revista Énfasis del mes de marzo.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0