¿Qué paso en Nochixtlan?

El hartazgo social sigue creciendo en el país, la gente se mira abandonada a su suerte

Por: Marco Antonio Moreno Gaytán

Reportan seis muertos y más de cien heridos en un inusitado enfrentamiento en Nochixtlan, Oaxaca durante el desalojo de maestros de la carretera que mantenían en su poder integrantes del movimiento magisterial.

¿Qué paso? El Comisionado General de la Policía Federal dijo que fueron emboscados, que había la intención de enfrentar a la policía y hacerle daño, que la forma en que se reagrupo un contingente, que reconoce, era ajeno al movimiento de maestros, era para emboscar y dañar.

El hartazgo social sigue creciendo en el país, la gente se mira abandonada a su suerte por un gobierno que se preocupa por la macro economía y por las grandes empresas, por el discurso fácil y lleno de irrealidad. Cada día surgen movimientos en diferentes puntos del país, reclamos airados por la desaparición de personas, por la justicia otorgada a medias, por la forma en que se devastan los recursos naturales.

Cada día, la gente voltea a ver con enojo al gobierno federal y a quien lo representa, y no solo es el Presidente de la República, son los Secretarios de su gabinete, es Aurelio Nuño y su apuesta por la sumisión y la claudicación de la dignidad de las personas, es la defensa de una reforma que no se logra sostener en su aplicación y en su resolución de problemas añejos en las escuelas de México.

La forma en que se trata a los maestros en Oaxaca, en Guerrero y en Michoacán, es la forma en que se quiere tratar al país entero. Negociar sin escuchar, negociar sin ceder ni reconocer que el gobierno también se equivoca. Negociar con la visión de reyezuelos y caciques inamovibles, antes que con la seriedad de ser un gobierno sensible y responsable ante el reclamo de la gente.

¿Qué paso en Nochixtlan? Es la pregunta de muchos, paso, exactamente lo que puede ocurrir en cualquier lugar de México, la gente se levantó, se hartó de la forma burda de gobernar de algunos y empezó a tomar en su manos la realidad de este país. No nos engañemos, mientras Nuño siga manteniendo su postura de doblegar un movimiento que es legítimo, seguirá creciendo la violencia en el país. Él tendrá que entender que es tiempo de dialogar y de escuchar, de reformar la reforma y reconocer que el pueblo, nunca se equivoca.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0