Entresemana: El PAS, el Senado y el desacato

Entresemana: El PAS, el Senado y el desacato

 

Mire usted, el maestro Héctor Melesio Cuén Ojeda, presidente del Partido Sinaloense, quien estuvo a un tris de ganarle al PRI la gubernatura del estado de Sinaloa, donde por esa circunstancia se convirtió en la segunda fuerza política, estuvo en la ciudad de México y ofreció conferencia de prensa


Por: Moisés Sánchez Limón

Esta es una historia que evidencia el imperativo de reformas al sistema de partidos políticos y una especie de enmienda de tercera generación al esquema electoral federal pero, sobre todo, demuestra la mezquindad política de quienes abrigan la esperanza de mantenerse en el poder y acotan, por ende, el nacimiento de nuevas fuerzas políticas con raigambre social e ideas despojadas de más de lo mismo.

Mire usted, este miércoles, el maestro Héctor Melesio Cuén Ojeda, presidente del Partido Sinaloense, quien estuvo a un tris de ganarle al PRI la gubernatura del estado de Sinaloa, donde por esa circunstancia se convirtió en la segunda fuerza política, estuvo en la ciudad de México y ofreció conferencia de prensa.

Trató temas de suyo fundamentales en la vida democrática de México y que los políticos de todas las siglas e ideologías han manejado e impulsado pero sólo enunciativamente, porque a la hora de la ruta legislativa les han dado vuelta y salpicado de mil pretextos.

¿Por qué no la segunda vuelta y la revocación de mandato? ¿No que muy demócratas? Y, por qué no permitir que los partidos locales puedan nominar candidatos a diputados federales y senadores, si al final del día son ellos los que aglutinan y representan a las fuerzas sociales de cada entidad. ¿Acaso será eterno el monopolio del sistema de partidos políticos en manos de los llamados “nacionales”?

Por de pronto, Cuén Ojeda reiteró la acusación de que la Cámara de Senadores desacató un fallo de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que le ordena dictaminar una iniciativa ciudadana presentada en septiembre de 2014 por el Partido Sinaloense en materia de segunda vuelta electoral y revocación de mandato.

Héctor Melesio Cuén Ojeda recordó que dicha iniciativa llegó respaldada por 227 mil firmas, pero no ha sido dictaminada en sentido positivo o negativo en las comisiones unidas de Puntos Constitucionales, Gobernación y Estudios Legislativos del Senado. Un senador le había adelantado que no prosperaría. Y no prosperó.

Y, mire usted, el TEPJF ya envió al Senado un fallo por la “inejecución de sentencia”, que le ordena dictaminar dicha iniciativa ciudadana. Pero soslayaron el mandato. ¿Por qué? Quizá por ese prurito de que sólo en sus alturas se cuecen los temas de carácter nacional.

“Ya están en desacato los senadores que conforman dichas comisiones, porque han mantenido en la congeladora legislativa por casi tres años una iniciativa, a pesar de contar con más de 200 mil firmas ciudadanas, avaladas por el Instituto Nacional Electoral (INE)”, sostuvo el maestro Cuén.

Fundamentó su propuesta en términos de que “si existiera la segunda vuelta electoral no habría los jaloneos y conflictos poselectorales que existen en el Estado de México y Coahuila, ya que se optaría por esa vía para evitar comicios cerrados y suspicacias”.

Y, bueno, además entregó al Instituto Nacional Electoral (INE) una solicitud para que se le informe si un partido local puede postular a candidatos a diputados y senadores en 2018, e indicó que es urgente legislar para sacar este tema antes de las elecciones presidenciales.

El INE ya aceptó que puede haber un representante de los partidos políticos locales en el consejo general, por lo que no habría impedimento para que también pueda presentar candidaturas a legisladores federales, pero si se les niega la posibilidad recurrirá al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación. Pero… Conste.

sanchezlimon@gmail.com
www.entresemana.mx
@msanchezlimon

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0