El Papa no viene como juez

Su Santidad no viene a resolver milagrosamente los problemas de México ni es posible que se reúna con todos los grupos de víctimas de la violencia

El Papa no vendrá a México como juez ni a resolver los problemas del país, sino a difundir los valores del Evangelio, a orar ante la Virgen de Guadalupe,  abogar por la paz, los migrantes, violencia, secularización, pobreza, injusticia, que son de las dificultades que más le preocupan, según el nuncio Christophe Pierre.  

La visita de Su Santidad a México es pastoral; él “está enterado de lo que pasa en México, pero no viene de juez ni a resolver los problemas del país, lo que compete a las autoridades y a los mexicanos”.

Mons. Pierre reconoció que “México tiene inmensas riquezas y bellezas, pero es normal que haya problemas, como en cualquier otra nación”.

En su encuentro anual con el Cuerpo Diplomático acreditado ante la Santa Sede, manifestó su alegría por la inminente visita, del 12 al 17 de febrero, para orar ante la Guadalupana, y después de la solemne Misa Pontifical que celebrará en su basílica le obsequiará e impondrá una corona de oro.

Eso habla de su gran devoción a la Morenita, igual que el l2 de diciembre de 2013, en su primer año de pontificado, le envió una rosa d oro de tamaño natural, como otra que Paulo VI le envió en 2005.

Ante diplomáticos el Papa recordó “la dramática situación” de los migrantes, al intentar cruzar la frontera hacia Estados Unidos,  anunció que abogará por ellos en Ciudad Juárez y se fijen  planes a mediano y largo plazo para resolver su lacerante situación, que no queden en simple respuesta a una emergencia y lleven a su integración real en los países que les dan acogida y favorezcan el desarrollo de los de su procedencia.

Urgió a detener  el tráfico de personas que convierte en mercancía a los seres humanos, “en especial a los más débiles”; recordó las “indelebles imágenes” de niños ahogados en el Mar Mediterráneo, víctimas de la falta de escrúpulos de los hombres.

Su Santidad no viene a resolver milagrosamente los problemas de México ni es posible que se reúna con todos los grupos de víctimas de la violencia, sólo con algunos; podría abrir un espacio a los padres de los 43 desaparecidos de Ayotzinapa,  y urgió a que ellos sean los reales interlocutores.

Pierre enfatizó: “El Papa viene a un país que se está secularizando, lo que es un inmenso reto para nosotros, pues el papel de la religión y de las iglesias es muy importante para el futuro de la sociedad”.

Secularización, pérdida de fe y abandono de la Iglesia por sectas le preocupan y hablará seriamente con obispos y sacerdotes para que vayan en busca del pueblo, no esperen a que éste se acerque y aprovechen que México aún tiene un tejido cultural muy marcado por la vida religiosa, donde la familia tiene gran importancia. 

Por esto, en el estadio “Víctor Manuel Reyna” de Tuxtla Gutiérrez Chiapas, dialogará con familias procedentes de las ciudades del país, entre ellas habrá una madre soltera con hijos y un matrimonio divorciado y vuelto a casar.

Su Santidad viene a trabajar por la reconquista religiosa junto con otros credos, conforme al ecumenismo amplio que ha practicado con rabinos y pastores protestantes y anunció su próxima visita a la gran mezquita de Roma. Ese diálogo interreligioso será para construir la paz y solucionar los problemas de la sociedad, estimaron expertos religiosos y sociólogos.

¿Le organizará la jerarquía mexicana un encuentro con los jefes de las otras religiones que hay en el país?

El obispo de Saltillo, Raúl Vera López exigió que se informe a detalle al Sumo Pontífice sobre los problemas que confronta México y no se tienda una cortina de humo para favorecer a las autoridades.

Dijo que grupos de intelectuales, derechos humanos y religiosos preparan un informe detallado de la situación del país.

El nuncio subrayó que Francisco está bien informado de los problemas de México, por los obispos y por él, que en más de 8 años de estancia aquí ha recorrido toda la república y, aunque su discurso no es político, “El Papa latinoamericano es capaz de improvisar, porque conoce el lenguaje de la gente y está familiarizado con lo que está  pasando”.

Los recintos donde estará el Pontífice son remodelados; igual las avenidas  y calles del recorrido del Papamóvil de 400 kilómetros, que será resguardado por 390,000 voluntarios; aparte de miles de kilómetros de desplazamientos aéreos, que tendrán como centro del DF.

Dos papamóviles llegaron del Vaticano y tres se montan en Estados Unidos. 

Se prepara en especial el entorno de la Basílica de Guadalupe; se montarán grandes pantallas para que siga la ceremonia un millón de gentes, que se calcula congregará, incluso centroamericanas, sobre todo de Guatemala.

En el Chamizal, más de un millón de mexicanos y estadounidense asistirán a la Misa binacional, organizada por la arquidiócesis de Chihuahua y diócesis de Ciudad Juárez y El paso, Texas. 

Por otra parte, el Episcopado alertó contra los vivales que venden a 200 y 300 pesos pases para los actos del Obispo de Roma; dijo que el Estado Mayor Presidencial los imprime con el sello de “gratuito” y varios  códigos que hacen imposible su clonación.

Será entregado un millón a las parroquias de las 93 diócesis del país, y ellas se encargarán de distribuirlos entre los fieles.

A su vez, la Arquidiócesis de México pidió a sus fieles no dejarse sorprender por quienes, vestidos de sacerdotes, visitan domicilios y piden cooperar para la visita pontificia, pues ya se hizo una colecta en los templos.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0