Obras de Tajamar tiene autorizaciones desde 2005

Obras de Tajamar tiene autorizaciones desde 2005

Antes de la entrada en vigor de la adición a un artículo de la Ley General de Vida Silvestre en el que se prohíben actividades que afecten el flujo hidrológico del manglar

Las autorizaciones para el Proyecto Malecón Cancún Tajamar tienen una vigencia hasta febrero de 2016 y se otorgaron antes de la entrada en vigor de la adición a un artículo de la Ley General de Vida Silvestre en el que se prohíben actividades que afecten el flujo hidrológico del manglar. 

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) aclaró que durante los desmontes que se realizaron en el lugar no hubo evidencia de ejemplares de fauna silvestre y la presencia de varias especies, corresponden a la actividad cotidiana del ecosistema de la zona.

La Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental otorgó los permisos al desarrollo proyectado por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) desde 2005.

Desde febrero de 2006, la Dirección General de Gestión Forestal y de Suelos de la dependencia autorizó el cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

Ese espacio fue adquirido por particulares para construir diversos proyectos inmobiliarios, por lo que las obras incluían la remoción de 49.10 hectáreas de vegetación hidrófila, (manglar, sabana y graminoides); selva baja caducifolia y secundaria, para instalar servicios de electrificación, agua potable, alcantarillado, pavimentación, jardinerías y banquetas.

En un comunicado, refirió que Fonatur ha cumplido con la presentación de los informes establecidos en los términos y condicionantes de las autorizaciones.

En materia de cambio de uso de suelo forestal, ha presentado siete informes: 24 de mayo de 2007; 19 de diciembre de 2007; 10 de enero de 2011; 11 de febrero de 2014; 1 de julio de 2014; 24 de febrero de 2015; 19 de agosto de 2015 y 5 diciembre del 2015, que en su momento fueron validados por la Semarnat.

Asimismo, en materia de Cambio de Uso de Suelo en Terrenos Forestales, la Dirección General de Gestión Forestal y de Suelos, autorizó el proyecto en febrero de 2006 y ambas autorizaciones tienen validez hasta febrero de 2016.

A su vez, la Dirección General de Ecología del Ayuntamiento de Benito Juárez otorgó los permisos de chapeo y desmonte, luego de que los desarrolladores cumplieron las formalidades exigidas en el Reglamento de Ecología y Gestión Ambiental del Ayuntamiento.

Aclaró que las autorizaciones federales se otorgaron en su momento después de que los desarrolladores cumplieron con los requisitos establecidos en la normatividad ambiental.

Precisó que los permisos se otorgaron antes de la entrada en vigor de la adición al Artículo 60 TER de la Ley General de Vida Silvestre del 1 de febrero de 2007, que prohíbe la remoción, relleno, trasplante, poda o cualquier obra o actividad que afecte la integridad del flujo hidrológico del manglar.

Recordó que en noviembre de 2015, un Juzgado Federal determinó dejar sin efectos la suspensión definitiva en contra de la autorización de impacto ambiental otorgada al proyecto, por lo que Fonatur podía ejecutar las acciones de remoción de vegetación hasta el 8 de febrero del 2016. 

Fonatur acreditó que los lotes que integran el Plan Maestro de Malecón Cancún Tajamar cuentan y cumplen con las autorizaciones en materia de impacto ambiental y forestal emitidas a su favor por las autoridades federal y local correspondientes, así como el rescate de la fauna silvestre. 

En uno de los casos, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) suspendió actividades en agosto de 2015, tras llevar a cabo 11 inspecciones en 10 lotes de este proyecto luego de verificar que carecían de autorizaciones propias.

Además de que no acreditó la cesión de derechos de autorizaciones de Fonatur a su favor así como haber iniciado la remoción de vegetación en incumplimiento a una condicionante de impacto ambiental fijada por la dependencia federal.

Por su parte, la Profepa verificó de manera aleatoria que las actividades y obras se llevarán a cabo en estricto cumplimiento a los términos y condiciones de las autorizaciones para evitar su contravención. 

También supervisó que los trabajos se hicieran en apego a las disposiciones ambientales federales como son la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente y la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable.

El desarrollo fraccionado en 44 lotes cuenta con avances en su desarrollo, es decir, hay avenidas con camellón, glorietas y calles con adoquín en una superficie de 16.9 hectáreas.

Los desmontes de los últimos días llevados a cabo alcanzaron una superficie aproximada de 22 hectáreas, respetándose los términos y condicionantes así como el cumplimiento del programa de rescate de fauna.

Durante el transcurso de la semana, la Profepa recibió ocho denuncias populares de particulares en las que piden mayor presencia de inspectores en el proyecto; así como un informe sobre la actuación de esta autoridad en el tema y la remoción de vegetación, entre otras, las cuales se atienden en apego a la ley.

Sobre la suspensión que concedió el Juez Segundo de Distrito en Quintana Roo para las obras del proyecto, indicó que las autoridades responsables darán respuesta en tiempo y forma.

Detalló que este miércoles, se tomó conocimiento de esa suspensión provisional para evitar la remoción de cualquier tipo de vegetación así como el relleno de material pétreo en la zona, y en el caso de estar concluidas no se inicien actividades vinculadas con obras civiles.

(Con información de Notimex)

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0