Jornaleros, 35 por ciento de niños en albergues de Sedesol Hidalgo

Jornaleros, 35 por ciento de niños en albergues de Sedesol Hidalgo

Si bien les va, logran 130 pesos por una jornada laboral superior a las 10 horas

Efraína Nava Baltasar, madre guerrerense que llegó hace seis meses a campos del Valle del Mezquital junto con su esposo y seis hijos, espera concluir este mes las labores agrícolas de su familia para emigrar seis meses a los cultivos de Morelos, y así continuar su huida a la escasez de trabajo que existe en su estado natal.

Con un niño de año y medio en la espalda y tres más corriendo a su alrededor, la mujer de 32 años es una de las beneficiarias del albergue “La Mora” en Francisco l. Madero, el cual da servicio a las cuadrillas de jornaleros agrícolas de Morelos, Oaxaca y Guerrero, donde también participa su hija de 14 y un hijo de 11; al igual que su padre trabajan más de 14 horas al día en la recolección de ejote, calabaza o chile.

De acuerdo a Efraína, su marido e hijos reciben un pago de 1.30 pesos por kilo, en ocasiones llegan a recolectar 100 kilogramos por día y en otros solo 50  lo cual asciende a un ingreso económico de 65 a 130 pesos por una jornada que arranca antes del amanecer.

Según el delegado de la secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Hidalgo, Onésimo Serrano González, durante el 2016 se registró la llegada de mil 971 jornaleros, de los cuales 406 son niños y de ellos el 35 por ciento se tiene conocimiento de su trabajo en los campos de Mixquiahuala, Progreso y Francisco l. Madero.

En opinión del funcionario federal, la secretaría realiza pláticas constantes con los padres de familia para que accedan a que sus hijos reciban atención académica en los albergues mientras ellos laboran, situación que aún mantiene un rechazo debido al miedo de separarse o la necesidad de un mayor ingreso económico.

Durante el programa para jornaleros agrícolas que aplica la Sedesol, la delegación estatal entregó este miércoles credenciales a niños de entre 6 y 14 años con la intención de mantener un control y permitir la identificación de los diversos programas sociales a los que son acreedores tanto ellos como sus familias.

Foto: Denisse Samperio

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0