Mando único, negocio único

El mando único es el poder policial en manos del gobernador, quien a juzgar por ejemplos como Guillermo Padrés, Rodrigo Medina, Manuel Velasco, Moreira, Gabino Cué, Rafael Moreno Valle, no son muy honestos que digamos

El mando único tiene como cabeza en cada entidad federativa al gobernador del estado, de tal manera que si la Conferencia Nacional de Gobernadores, afirma que esta medida es la mejor solución, se trataría de una decisión realizada por quienes son jueces y parte.

El mando único es el poder policial en manos del gobernador, quien a juzgar por ejemplos como Guillermo Padrés, Rodrigo Medina, Manuel Velasco, Moreira, Gabino Cué, Rafael Moreno Valle, no son muy honestos que digamos y pueden ellos negociar con los delincuentes de manera bilateral, sin que haya equilibrios en la verdadera lucha contra la inseguridad.

Por otra parte, el presupuesto que llegue para combatir a la delincuencia, en cualquiera de sus manifestaciones, tampoco tendrá un contrapeso para elegir y destinar gastos y montos. En este sentido el gobernador tendrá luz verde para distribuir el dinero y, en algunos casos, poder desviar fondos a intereses particulares, de grupo o de partido.

La impunidad con la que se han conducido gobernadores como los arriba mencionados, además de Javier y César Duarte, Héctor Astudillo, Graco Ramírez Abreu, Roberto Borge Angulo, entre otros.

Conago presentó ante el Senado de la República su propuesta para el “desarme temporal” de más de mil 800 cuerpos de seguridad municipales en el país y que se transformen en una especie de policía administrativa, de proximidad o de barrio.

La realidad es que la implicación de los policías municipales con el crimen organizado es una especulación, se denomina esta condición de totalidad ante la imposibilidad de los propios gobernadores a identificar a los uniformados que son cómplices de los delincuentes.

Ante esta torpeza surge la descalificación total de los policías municipales.

Estos, en su totalidad, no pueden estar en la nómina de los delincuentes, son muchos. Sería inútil tenerlos a todos cuando en realidad se ocupa una minoría de ellos para las labores requeridas por la delincuencia organizada.

Para ser susceptibles de corromper los uniformados deben tener responsabilidades específicas, ubicaciones precisas y tareas definidas. Estas condiciones las distribuyen los jefes policiacos que tienen comunicación directa con el gobernador del estado, y saben perfectamente los puntos atractivos para los delincuentes.

Entonces si se conocen los puntos en los que pueden ser extorsionados, amenazados o alquilados por la delincuencia organizada por qué aseguran que todos los policías municipales están involucrados con la delincuencia. La respuesta es fácil: por negocio.

Habrá algún gobernador que no sólo quiera hacer negocio con los chalecos, las armas, el presupuesto, los vehículos, los seguros sino que se involucrará con el crimen organizado pero nada de esto puede lograrlo si no tiene el mando único.

En este tipo de arreglos radica la trascendencia del mando único, no en la preocupación por la seguridad de la población.

Si así actúan una vez que votamos por ellos, en realidad no tiene caso votar.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0