Los delirios de Mancera

Su ambición de ser candidato presidencial, podría frustrarse por su incapacidad de administrar la ciudad de México

Las decisiones tomadas desde el escritorio dañan el bolsillo de millones de capitalinos

Miguel Ángel Mancera Espinosa arribó al Palacio del Ayuntamiento con enorme apoyo electoral, estimado en poco más del 65 por ciento de los sufragios. 

Al inicio de su “administración” como Jefe de Gobierno hubo muchas expectativas en su desempeño, sobre todo porque llegó precedido con buenas calificaciones por su cargo como titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

El “triunfo” de Mancera fue relativamente fácil; sus oponentes no fueron rivales.

Por una parte la priista Beatriz Paredes Rangel, tenía su meta en las ragazzi brasileñas  y no en gobierno de la ciudad. No se le vio en campaña por el voto.

A su vez, la panista Isabel Miranda de Wallace, no tuvo el menor interés por hacer proselitismo, solo se concretó a colocar varios anuncios espectaculares elaborados en su propio negocio, en algunos puntos de la capital.

Hoy  a la mitad del camino, Miguel Ángel Mancera anunció que tiene la ambición de alcanzar la candidatura a la Presidencia de México.

En reiteradas ocasiones ha dado a conocer esa aspiración que por su medianía al frente de la ciudad más exigente y conflictiva de México, se le presenta como una misión imposible.

La imagen del “jefe de gobierno capitalino” se  empezó a desdibujar al conocerse la sociedad (complicidad) con su antecesor Marcelo Ebrard Casaubón, al protegerlo y no involucrarlo con el gran fraude cometido en la construcción de la línea dorada del Metro; casi 40 mil millones de pesos.

El ex titular del GDF, vive sin problemas en París, Francia.

Sus decisiones son y han sido impopulares, como el aumento a la tarifa del Metro, de tres a cinco pesos, bajo la promesa de que habría mejora en los servicios.

El resultado del incremento al Sistema de Transporte Colectivo es el siguiente: más ambulantaje, retrasos en los recorridos, sobre cupo, robos y asaltos en el interior de los convoyes, prostitución en estaciones y andenes.

Otro problema que lesionó la existencia de miles de capitalinos es la limitación en el programa Hoy no circula que restringe el uso de automóviles particulares los fines de semana.  A pesar de que se les cobra el “derecho vehicular” tienen que parar su unidad dos días a la semana.

La irritación de los millones de chilangos se incrementó con la emisión y aplicación a quemarropa del “Nuevo Reglamento de Tránsito” con multas confiscatorias y recaudatorias.

Los recursos captados por las infracciones o los 40 mil millones de pesos “extraviados” de la “línea dorada”, podrían estar destinados a la muy lejana e ilusoria campaña presidencial de Mancera.

Cuando en diciembre de 2012 MAME tomó posesión del emblemático Palacio del Ayuntamiento,  pronunció en su mensaje el compromiso de “Decidir Juntos”  gobierno y ciudadanía, lo que hizo pensar que  durante su administración habría conjunción con los capitalinos.

El golpe más fuerte  al bolsillo de los contribuyentes; además de las multas por “infracciones” de tránsito, están los frecuentes “errores” en los cobros de la Tesorería.

Por lo menos dos mil contribuyentes acuden cada día a las oficinas centrales de la secretaría de Finanzas para aclarar los “errores” en las boletas de contribuciones o impuestos mismos que casi siempre son favorables para  las autoridades.

Los quejosos tienen que soportar horas de espera y el trato despótico de la burocracia mancerista.

Otro compromiso fallido fue “más y mejor seguridad”. Pero existen casos como la desaparición de jóvenes en el Bar He avén, el multi asesinato en la colonia Narvarte, la proliferación de narco tienditas, la presencia del crimen organizado siempre negado por las “autoridades” de la ciudad de México.

Sería muy engorroso enlistar todos los crímenes que a diario se cometen por todos los rumbos de la capital; todo se resume a una cifra: 60% de los ciudadanos opina que  el principal problema que enfrenta la Ciudad de México es la Inseguridad.

La falta de movilidad es otro gran problema, además de la aplicación del “nuevo” Reglamento, que ha originado marchas lentas en todas las “vías rápidas” existen gran cantidad de marchas y plantones, siempre protegidos por las “fuerzas del orden”.

Así como la falta de mantenimiento de calles y avenidas, que a la fecha están llenas de baches,  la irregularidad en la recolección de basura y demás fallas que sería ocioso enumerarlas.

El cada vez más creciente el rechazo, hacia el “jefe de gobierno”, por su incapacidad, se  suma su ambigua situación partidista, por más que Mancera ha tratado de mantener una distancia con el PRD, a pesar d4e que obtuvo el triunfo con el respaldo de estas siglas.

Faltan menos de tres años para la contienda presidencial, Mancera levanta el brazo para reiterar su deseo de participar, pero ante su ineficacia tiene muy, pero muy pocas posibilidades.

Entresemana.mx

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0