“Lagunas” jurídicas impiden resolver la violencia contra mujeres

“Lagunas” jurídicas impiden resolver la violencia contra mujeres

El Estado de México ocupa el primer lugar en este delito a nivel nacional

La ley aprobada hace tres años para combatir la violencia de género “no ha logrado reducir el número de mujeres asesinadas

Legisladoras de México y Bolivia, catedráticas y activistas urgieron la construcción de un marco jurídico económico y laboral que garantice la inclusión e igualdad de oportunidades para las mujeres, porque es preocupante la existencia jurídica de “huecos y lagunas” que impiden resolver de manera efectiva la violencia en su contra, como la obstétrica y en particular el feminicidio.

En el Foro Internacional “Estado de México. Estado Feminicida”, la diputada de Morena, Delfina Gómez Álvarez, afirmó que el feminicidio en México no puede ocultarse y debe dársele la importancia que exige para solucionarlo.

Lamentó que el Estado de México ocupe el primer lugar en la incidencia de ese delito a nivel nacional.

En el segundo día del foro, organizado por Morena, en el módulo “La sociedad machista y el Estado feminista” se revisaron los diversos tipos de violencia a los que están expuestas las mujeres, incluidas las formas institucionales de discriminación y la problemática intercultural, parte intrínseca de la violencia de género.

Por Bolivia, la senadora del Movimiento al Socialismo, Adriana Salvatierra Arraiza, apuntó que por el nivel de violencia en contra de la mujer en su país, del 2013 al 2015 se registraron 270 feminicidios. “Son mujeres que han sido asesinadas por sus parejas por celos, violación seguida de asesinato, porque les pedían dinero para la renta o las encontraron siendo infieles”.

Comentó que a su nación llega “información terrible” de México, considerándolo como un país donde existe violencia por clase de género, pero hoy “vengo a exponer que es posible vivir de otra manera, por medio de la organización de movilizaciones sociales, ya que son las que demandan al gobierno el buen funcionamiento de las políticas públicas”.

La ley aprobada hace tres años para combatir la violencia de género “no ha logrado reducir el número de mujeres asesinadas, pero sí ha establecido mecanismos para que ellas sepan a dónde llegar si sufren violencia. Se ha tipificado específicamente el feminicidio en el Código Penal y se ha visibilizado ante la sociedad que son víctimas de violencia y de asesinato sólo por su condición de mujeres”.

Resaltó la existencia de 17 tipos de violencia tipificados también en el Código Penal boliviano, como la psicológica, sexual, física, económica.

Destacó que en Bolivia un hombre que haya sido acusado de violencia en contra de su pareja, está impedido legalmente de ocupar un puesto público. “No podemos avanzar solas, se requiere vincular la causa femenina con la de los indígenas, campesinos y obreros porque todos son víctimas de la misma opresión y del sistema patriarcal”.

Señaló que en América Latina, Bolivia tiene la mayor representación política de las mujeres en el Congreso; el 51 por ciento del total son diputadas y el 49 por ciento son senadoras, tendencia que se repite en las alcaldías y asambleas locales. Refirió que el Tribunal Supremo Electoral estableció la obligación a los partidos políticos de inscribir el 52 por ciento de mujeres en sus listas de elección popular.

Refirió que en su país hay avances legales en la Constitución y en diversas leyes; no obstante, se requiere empoderar más a las mujeres para que participen y discutan las agendas legislativas de género, porque falta sensibilización y mayor conciencia que erradique el miedo a aprobar leyes que castiguen a los hombres que violentan a sus parejas.

Mirel García, promotora de la conservación de las lenguas de pueblos originarios, indicó que para evitar la violencia entre las mujeres y hombres es necesario que la educación esté basada en valores como el respeto y en la importancia de dialogar.

Aseguró que el empoderamiento de la mujer no sólo debe   enfocarse en enseñar a las mujeres a ser fuertes y plantarse seguras, sino educarlas a que difundan a sus hijos varones a que cuiden y respeten a las mujeres. “No podemos fortalecer a una mujer y descuidar al varón porque entonces eso no es justicia”.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0