La Ruta de la Sierra del Café

Los cafeticultores de la región de Córdoba y Amatlán de los Reyes padecen una crisis económica generada por la plaga de la roya

H. Córdoba, Veracruz.- Escribir sobre la Ciudad de los 30 Caballeros es una mezcla de añoranzas  de la infancia, nostalgias de la juventud y un amor infinito por la tierra, su café y su gente. 

Recorrer sus calles, entrar a su Portal de Zevallos, saborear su aromático café recién tostado, es hacer un viaje a su pasado y a su presente. Córdoba es vida y alegría. Aquí aprendimos que la palabra empeñada tiene más valor que un pagaré y que el trabajo en el campo, es una valiosa oportunidad para disfrutar la naturaleza.

Es por eso que al emprender la Ruta de la Sierra, organizado por la empresa Turibús, la hospitalidad de su gente nos hizo sentir de nuevo en casa. Mi casa.

El viernes por la noche fuimos recibidos por los amigos de Café Calufe, Antonio Torres y la barista Viridiana Varela, que nos dieron una cátedra de aromas y sabores. Viridiana nos mostró los distintos tipos de tostado, según la ocasión y el gusto de la gente.

La Ruta por la Sierra es un esfuerzo colectivo de empresarios y productores locales que busca reactivar la economía de la zona. San Bartolo es una de las privilegiadas regiones rurales que siembra café orgánico, libre de químicos y pesticidas. Aquí la gente se levanta en la madrugada a cosechar los frutos que más tarde se convertirán en galletas, pulseras, jabones, aretes…todo de café.

Nadie se salva del matriarcado de Doña Ninfa Campos, que apenas en enero cumplió 80 años de edad. Ella dice que aquí lo más valioso es el trabajo del hombre, “no le echan nada” (químicos y pesticidas), todo el tiempo a la voluntad de Dios, el café es muy bueno y se vende hasta en Estados Unidos”. 

Sembrar, cosechar y procesar el grano es el pilar de la economía de San Bartolo, una de las 44 comunidades que integran el municipio de Córdoba, que actualmente preside el panista Tomás Ríos. Pese a que la roya “les pegó duro” el año pasado cosecharon 180 toneladas.

¿Y el gobierno los apoya?

-De ellos no esperamos nada, siempre es lo mismo, lamenta Juan Guzmán, cafeticultor. 

Amatlán de los Reyes es un municipio vecino, incluso con más años que Córdoba, ahí se ubica una vieja hacienda que en sus mejores tiempos se traficaban esclavos traídos de África y que ingresaban por el Puerto de Veracruz.

Dicen los lugareños que en lo que ahora es la próspera Exhacienda de Guadalupe, que produce y exporta su café a la Unión Americana, vivió el legendario negro cimarrón Yanga, personaje que encabezó una rebelión de esclavos y que obtuvo su libertad en un poblado que ahora lleva su nombre. Yanga ha sido considerado como  el “Primer Pueblo Libre de América”.

Irene Tress administra el negocio de la marca Tresso Café y nos cuenta algunas anécdotas de terror que a menudo cifran en los viejos muros de la exhacienda.

“Hace 20 años vinieron dos monjas a visitarme, preguntaron por mí y me dijeron que sólo si hacíamos una misa, podríamos resolver los problemas que teníamos con la construcción de la hacienda, lo hicimos y se acabaron los problemas, lo sorprendente es que las monjas nunca más se volvieron a aparecer y nadie nos dio razón de ellas”.

Pero más allá de las historias de fantasmas hay una realidad que ha hecho palidecer a los cafeticultores.

Ellos atraviesan por una difícil situación ante la llegada de la roya, una terrible plaga que afecta a la planta y al grano del café.

Francisco Sosa, Gerente General de Tresso Café nos explica que dicha enfermedad “pegó duró” a la zona, pues hubo casos donde la enfermedad prácticamente acabó con muchos cafetales.

Para poner un claro ejemplo de que cómo están las cosas, Sosa dice que Veracruz tiene 90 mil hectáreas de café y la roya afectó al 60% de esas fincas cafetaleras.

Sin duda, reactivar la producción será un trabajo arduo, pues cada hectárea afectada costará alrededor de 60 mil pesos, además de que los apoyos oficiales son escasos.

Los lamentos se despejan cuando Don Froylán, nativo de Córdoba, nos da sus razones por las cuales se inspiró para escribir la canción “Córdoba”, que hace casi 40 años sonó fuerte en las estaciones locales.

Lo que me inspiró fue la tierra, sus mujeres, su café, su historia.

Aunque la historia oficial no reconoce este hecho histórico, Don Froylán incluyó un verso que relata la firma de los Tratados de Córdoba, realizada el 24 de agosto de 1821 entre Don Agustín Iturbide, jefe del Ejército Trigarante y el Virrey Juan O’Donojú y que sellan la Independencia de México.

“…Ciudad que tuvo la gloria, de sellar la libertad y figurar en la historia por toda la eternidad”.

Cada 24 de agosto, la Ciudad de Córdoba realiza un desfile conmemorativo y cada año, las autoridades municipales piden que esa fecha sea reconocida como el Día de la Independencia de México. Pero es un grito en el desierto.

En esta región la presencia del Pico de Orizaba es indispensable, es parte de las bellezas del paisaje.

En la próxima entrega platicaremos de nuestra experiencia en Orizaba, recientemente nombrado Pueblo Mágico por la Secretaría de Turismo.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0