¡Es la economía! Teoría de las colas

Por: Luis David Fernández*

Para los matemáticos y teóricos de los sistemas el título de este artículo podría llamar de inmediato su atención, aunque no se pretende aquí hablar del estudio de las líneas de espera, ni de modelación matemática para explicar el fenómeno que se vive en Venezuela, en particular las filas que hace la gente en los supermercados para acceder a los alimentos, el caos que significan, los riesgos y muertes que ahí se encuentran, por decir lo menos.

Derivado de las crisis (social y económica) una forma de constatar la gravedad en aquella nación se ve a diario en las largas filas que los ciudadanos deben esperar frente a los supermercados y donde ojalá lo menos fuera el tiempo de espera. El problema es que en dicha cola se perpetran asaltos, asesinatos, peleas y trampas, siendo reflejo de la crisis económica en Venezuela, crisis que es proporcional al tamaño de cada fila, donde cuando bien te va, pasas formado 35 horas –es el promedio mensual de espera en cada fila- para adquirir algunos bienes.

Pero este fenómeno de hacer filas no sólo se vive a diario en los supermercados, también lo podemos apreciar en los cajeros automáticos quienes sólo permiten 8 dólares de retiro al día, como una medida que pretende contener la mayor inflación en el mundo (en 2015 alcanzó 180% y se prevé que cierre el 2016 con 700%). Paradojas de un mundo moderno, donde el bien más escaso es el alimento y donde el otrora rico país petrolero y su gobierno de corte social tiene en parálisis a su economía y a su gente, contradicción total en un mundo donde la sola producción mundial de alimentos es suficiente para que todos los seres humanos tengan acceso a estos.

Inconsistencia entre el ideal socialista y su dependencia de las importaciones, misma a la que basta echarle un vistazo a sus largas y permanentes filas, a las historias que ahí se gestan para entender que no basta el discurso de izquierda para alimentar a una población y cuando se comprueba que su gasto militar alcanza más de cien mil millones de dólares entre 1999 y 2015, bajo el argumento de que la prioridad es la “soberanía y la defensa de las conquistas revolucionarias socialistas”, lo que sea que eso signifique para sus líderes.

No hay explicación que una teoría matemática alcance a descifrar y por ende proponga soluciones para las largas filas, como tampoco alcanza a decir nada el líder de aquella nación cuando explica que lo ahí vivido se debe a una “guerra económica” orquestada por la derecha y por los Estados Unidos, traducido no es más que la visión de aquellos que en todo ven un complot y con ello arman su propaganda y hasta campañas, en México tenemos un ejemplo.

*El autor es economista, doctorado en Finanzas, profesor investigador de varias instituciones públicas, privadas y funcionario público.
Contacto en redes: @luisdavfer
Facebook: LuisDavidFernándezAraya

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0