Ixmiquilpan: “foco rojo” por conflictos agrarios, políticos y sociales

Ixmiquilpan: “foco rojo” por conflictos agrarios, políticos y sociales

Con una población de 93 mil 500 habitantes, Ixmiquilpan, conocido como el corazón del Valle del Mezquital, es uno de los municipios considerados “foco rojo” por el gobierno del estado, ante el nivel de conflictos que pueden derivar en hechos de violencia

Por: Emiliano García

Uno de los últimos acontecimientos violentos ocurrió el pasado 5 de enero, cuando dos jóvenes murieron a manos de la Policía Federal que arremetió contra la población durante las protestas por el alza en los precios de los combustibles. Desde entonces, en Ixmiquilpan, reina la tensa calma, sin la presencia de policías estatales ni federales, las guardias comunitarias se mantiene más atentas que nunca para resguardarse.

Los usos y costumbres predominan en esta tierra expulsora de su mano de obra a los Estados Unidos;  las reglas internas en cada comunidad, los mantienen unidos para encarar a gobiernos y a delincuentes si es necesario, advierte un delegado que ha preferido quedar en el anonimato, sin embargo, acepta hablar de los tintes de ingobernabilidad que amenazan la paz y la tranquilidad de Ixmiquilpan.

Conflictos hay muchos, dice, predominan los del tipo agrario por disputas territoriales entre Ixmiquilpan y los municipios vecinos de Chilcuautla  y el  Cardonal.

Conflictos en Ixmiquilpan

También hay alerta por brotes internos de añejos problemas como el de Dios Padre donde comuneros ganaron el pleito legal de Rancho Damasco, en cuya zona se asienta el Colegio de Estudios Superiores Hispanoamericano (Colesh)  propiedad del diputado federal y actual líder nacional del Partido Encuentro Social (PES), Alejandro González Murillo.

“Este caso, está más vivo que nunca y en cualquier momento, podría sobrevenir el enfrentamiento, puesto que habitantes de Dios Padre pagados por González Murillo están orquestando  un choque y ese pueda ser un motivo para reinstalar un nuevo juicio que favorezca al político”, acusa don Ezequiel Rivera.

“El diputado ya perdió el caso, los magistrados del Tribunal Unitario Agrario (TUA) dictaminaron a favor de los comuneros pero hay una magistrada que quedó en deuda con González Murillo y está empeñada en sacar adelante el caso, abunda.

Una chispa detonará nuevamente la violencia en Ixmiquilpan

Violencia-en-Ixmiquilpan

De acuerdo con líderes del movimiento 5 de enero, las causas de las comunidades de Ixmiquilpan, son también las suyas y en este caso a falta de policías estatales y federales, esta parte del pueblo que simpatiza con las decisiones asumidas a inicios del 2017, los obliga a mantenerse atentos.

Lamentan que una parte del grupo haya sucumbido a las ofertas gubernamentales y que una vez más le hayan permitido al Gobierno del estado dividirlos para disolver o minimizar la protesta social.

“El gobierno, empleó su vieja táctica, comprar las voluntades de los líderes, dividió al grupo y prometió recursos, ya sabemos cómo operan, pero también ellos saben que no será fácil doblarnos”, dijo a énfas!s, Alfredo Hernández, de la comunidad de Dios Padre.

La jugada gubernamental encabezada por el secretario de Gobierno, Simón Vargas Aguilar,  alcanzó al propio gobierno municipal que encabeza Pascual Charrez, a quien manipularon para revolverle, aún más, el escenario político-social.

A las negociaciones para apagar el fuego en Ixmiquilpan, se sumó el médico veterinario Luis Osorio, sin embargo, aclaran que la lucha no se ganará con dinero, sino con el respeto a la autonomía y la garantía de sus derechos que como pueblo indígena les corresponden.

Hoy los pobladores que mantienen resistencia, saben que su alcalde es poco confiable y que el gobierno menos lo es, por lo que estar unidos para defenderse de invasiones, detenciones ilegales o la represión para someterlos, es la única alternativa para no quedarse en la indefensión.

manifestaciones-protestas-en-Ixmiquilpan

También decidieron hacer oídos sordos a las versiones respecto a que el alcalde tiene a su propio grupo de choque equipado con armas de alto poder.

Este grupo y las comunidades niegan también esa versión que Vargas Aguilar ha declarado una y otra vez ante los medios de comunicación, en torno a que los indígenas tienen armas de uso exclusivo del ejército, como pretexto para que la fuerza pública estatal y federal, regresen a la zona.

La advertencia es clara: “La gente está organizada, si llegan a  ingresar,  las comunidades se van a levantar y eso no le conviene a nadie”.

Acusan que la policía solo llega a extorsionar a los turistas y hay más incidencia delictiva cuando están,  que ahora que no tienen permitido el acceso ni su permanencia.

Alfredo Hernández, asegura que al gobierno del estado, no le interesa Ixmiquilpan, pues hasta ahora no han cumplido con los acuerdos pactados. Los funcionarios enviados por el Gobernador Omar Fayad, han mostrado indiferencia y total falta de seriedad, no han cumplido ninguno de los acuerdos y están perdiendo credibilidad.

Por lo pronto, el Movimiento 5 de enero, tiene en su poder la constancia de revocación de los permisos a la Policía Federal y emplazan a que el gobernador Omar Fayad, se reúna con las autoridades locales y una comisión representativa de todas las comunidades, que sea una reunión de cara a la población, donde los acuerdos sean transparentes, nada en lo “oscurito” donde solo unos cuantos ganen y los conflictos sigan vigentes.

“Nosotros le decimos al gobernador Fayad,  que no tenga miedo, que no hay nada personal contra él, que lo que queremos es establecer una relación de frente, de respeto y de trabajo”.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0