Imperio de la Impunidad

Como gobernador Moreira desfalcó a su estado con más de 36 mil millones, logrados con autorizaciones falsas de la Secretaría de Hacienda

Vergonzoso para el gobierno mexicano es la captura de Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila y expresidente   nacional del PRI, ordenada por un juez español por lavado de 200 mil dólares enviados por empresas fantasmas de Coahuila, por malversación, cohecho y asociación criminal.

La aprehensión provino de una denuncia de la fiscalía ibérica anticorrupción, y aparte Humberto tiene pendiente otro proceso en Estados Unidos. 

Como gobernador Moreira desfalcó a su estado con más de 36 mil millones, logrados con autorizaciones falsas de la Secretaría de Hacienda.

Elba Esther Gordillo cuando era la poderosa líder magisterial, de quien era súbdito incondicional, pidió a Peña Nieto hacerlo líder del PRI para manejarle su campaña presidencial y, pese a denuncias insistentes de sus bribonadas, lo mantuvo hasta ver que le perjudicaría su futuro político, pero Elba Esther no le permitía deponerlo. 

Ésa fue una de las fricciones que finalmente llevaron a la maestra a la cárcel.

Como líder priista Moreira ligó a su candidato a gobernar Michoacán Fausto Vallejo con las mafias, para asegurar su dificilísimo triunfo, pues no quería ser derrotado en la única elección de gobernador que le tocó pelear, porque bambolearía su liderazgo partidista y su futuro político.

Esa alianza de Fausto fue fatal para Michoacán, pues  “La Tuta”, líder de los Caballeros Templarios, lo apergolló a través de su hijo Rodrigo Vallejo, al que  Peña Nieto también otorgó impunidad, pues salió  de la cárcel mediante la ridícula multa de 7,000 pesos.

Fausto  mantuvo a Michoacán bajo el control criminal, que había padecido con el perredista Leonel Godoy e inclinó la balanza para que ganara la gubernatura otro perredista, Silvano Aureoles, quien presumió ser amigo de Peña Nieto y cerraba campaña empatado con el priista Chon Orihuela, pero al final Vallejo hizo que los priistas entendieron la línea presidencial.

Para desgracia de Michoacán y EPN, Silvano no da la medida, es  relumbrón, y trata de capitalizar la visita del Papa a Morelia: gastó en espectaculares para anunciarla  mucho dinero, incluso en el Edomex, innecesariamente pues  el Papa se “vende” solo, pero Aureoles justifica así el reemplacamiento de autos y otros gravámenes que impuso al estado que recibió en quiebra.

Tal amasijo de contubernios ratifica la impunidad imperante en el país y es una constante de los gobiernos priistas, sobre todo del actual, pues no basta con abogar por el estado de Derecho, sino hacerlo realidad con hechos, que denuncian lo contrario. 

¿Qué pasó con Rodrigo Medina, el exgobernador de Nuevo León, que dejó desfalco mayúsculo; presumió que le darían un cargo federal y su sucesor “El Bonco”, que prometió meterlo a la cárcel en un mes, no puede hacerlo por la condición del gobierno federal: sólo si se hace pato con Medina recibirá apoyo monetario para sacar a NL de la gran deuda que éste le endilgó, en parte por movidas de su padre Humberto Medina Ainslie. Tenía que ser Humberto como Moreira.

Ya señalan a varios gobernadores que terminarán este año: los de Chihuahua César Duarte; de Veracruz Javier Duarte; de Quintana Roo Roberto Borge, y de Tamaulipas Egidio Torre Cantú, que heredarán grandes deudas, y se teme los dejen ir muy tranquilos a casa y quizá hasta algunos logren otros huesos oficiales. 

¿A alguno le repetirán el susto de Moreira en España, con baldón para el imperio de impunidad de México, pese a que  Peña Nieto pregona combatir corrupción e impunidad? 

Otro exgobernador priista, Tomás Yárrington, de Tamaulipas, es procesado en Texas por narcotráfico y lavado, mas en México no lo molestan, ni a otros ‘ex’ señalados por nexos con el crimen organizado: Eugenio Hernández Flores (Tamaulipas) Ismael Hernández Deras (Durango) y José Reyes Baeza (Chihuahua), el segundo disfruta de fuero como senador priista y el tercero como director general del ISSSTE.

A no pocos estados y municipios han llegado gobernadores y alcaldes con ligas criminales, porque los patrocinan mafias del narco, por gestión propia o de los delegados del PRI, mapaches que buscan que su partido no pierda ninguna elección y asegurar su futuro, al cabo el fin sí justifica sus medios. 

El legendario Meme de la Garza no dejaba ir una, y desde alcalde de Reynosa, Tamaulipas, tenía nexos negros y permitía que en antros se consumara el acto sexual en públic, bajo el disfraz de show.

Como delegado del CEN del PRI hizo chuza donde quiera que se paró.

Fernando Moreno Peña,  ex de Colima, como rector de la Universidad creó una mafia que lo proyectó a gobernador (1997-2003) y fue de delegado del CEN del PRI en varios estados, donde ganó comicios por sus ligas con el bajo mundo, mismo que le cobró cuentas al balearlo el 11 de octubre pasada en un restaurante colimense, y estuvo a punto de morir.

Atentado similar sufrió otro ex de Colima. Silverio Cavazos, al salir de su casa el 21 de noviembre de 2010, del que cayeron sospechas sobre Moreno Peña, el cacique estatal.

No es raro que todos estos hechos ni  se investigaran y menos se diera con los responsables, por la impunidad que cubre a la familia tricolor, y el PRI tampoco podrá empañarlos con otra guerra sucia como la que desató en la elección extraordinaria para gobernador de Colima y la de Claudia Pavlovich,  en Sonora, coordinadas ambas por Beltrones, actual líder priista.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0