Guatemala rechaza postura de Belice sobre incidentes en frontera

Guatemala rechaza postura de Belice sobre incidentes en frontera

Belice, excolonia británica que se independizó en 1991, rechaza que exista un diferendo territorial

El gobierno guatemalteco reivindica derechos sobre más de la mitad del actual territorio beliceño

El gobierno de Guatemala rechazó la posición de Belice sobre incidentes armados ocurridos en la Zona de Adyacencia entre ambos países y acusó al Ejército de esa nación de la muerte de un menor y al menos 10 campesinos guatemaltecos.

El gobierno lamentó de nueva cuenta los hechos ocurridos el pasado miércoles, que costaron la vida a un menor guatemalteco a manos de soldados beliceños en la llamada Zona de Adyacencia -frontera pendiente de delimitar- entre Guatemala y Belice.

Tras rechazar “de manera categórica” el contenido del comunicado emitido por el gobierno de Belice, luego del incidente en la frontera, Guatemala acusó al Ejército del país vecino de recurrir a las armas contra civiles guatemaltecos desarmados.

“Es oportuno recordar al gobierno de Belice que han sido sus Fuerzas de Defensa las que han dado muerte a 10 campesinos guatemaltecos de 1999 a la fecha”, afirmó la cancillería de Guatemala en un comunicado.

La dependencia indicó que el gobierno de Belice, en vez de investigar los incidentes armados y castigar a los responsables, “los ha condecorado como héroes”.

“Es lamentable que las Fuerzas de Defensa de Belice sean el único ejército en la región latinoamericana y caribeña que dispara en contra de civiles desarmados de otro país”, sostuvo el gobierno guatemalteco.

Al responder a un duro señalamiento del presidente de Guatemala, Jimmy Morales, tras la muerte a tiros de un menor, Belice argumentó que sus patrullas son blanco de continuos ataques de civiles guatemaltecos “involucrados en actividades ilegales”.

El pasado miércoles, en un incidente suscitado en la Zona de Adyacencia de los dos países, murió baleado Julio René Alvarado Ruano, de 13 años, y resultaron heridos su hermano, Carlos Alberto, de 11 años, y su padre, Carlos Alfredo Alvarado, de 48 años.

El presidente Morales denunció el hecho como un ataque “cobarde y desmedido”, llamó a consultas a su embajador en Belice y ordenó aumentar la vigilancia militar en la frontera.

Puntualizó que en adelante se cumplirá “un estricto ejercicio de protección a la soberanía del río Sarstún y toda la línea de adyacencia” para garantizar “que no se den más abusos” en contra del territorio y la población guatemalteca.

El ministro de la Defensa, general Williams Mansilla, negó este viernes que con el envío de unos tres mil militares a la Zona de Adyacencia con Belice se esté “escalando” el nivel de tensión diplomática o que Guatemala incumpla “las medidas de confianza”.

El objetivo del aumento de la presencia militar en la zona fronteriza con Belice es “resguardar mejor nuestras fronteras y a la población”, aseveró el funcionario.

Con la mediación de la Organización de Estados Americanos (OEA), ambos gobiernos suscribieron un acuerdo para generar “medidas de confianza” que permitan la solución pacífica y negociada del antiguo diferendo territorial.

La OEA, tras lamentar la muerte del menor guatemalteco, dijo que de acuerdo con su mandato de mediación investigará los hechos en la Zona de Adyacencia y remitirá sus conclusiones a los dos gobiernos a fin de que asuman las medidas del caso.

Guatemala se inclina por acudir ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para resolver el litigio territorial con Belice.

Belice, excolonia británica que se independizó en 1991, rechaza que exista un diferendo territorial y sostiene que solo está pendiente la delimitación de algunos puntos de la frontera.

Sin embargo, el gobierno guatemalteco reivindica derechos sobre más de la mitad del actual territorio beliceño.

(Notimex)

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0