Enfrenta México grave crisis en derechos humanos

Enfrenta México grave crisis en derechos humanos

Entre 2003 y 2013, el número de quejas presentadas ante la CNDH por tortura o malos tratos, aumentó en más de 600 por ciento

La diputada Claudia Corichi García (MC) afirmó que México enfrenta una grave crisis en derechos humanos, a pesar de que cuenta con un vasto y moderno marco legal en la materia, al inaugurar el foro “Sobrevivir a la muerte. Tortura de mujeres por policías y Fuerzas Armadas en México”.

“A pesar de que México cuenta con amplio, sustancioso y moderno marco legal en defensa de los derechos humanos, el país vive una crisis en esa materia…y en una democracia no podemos permitir ello, ni debemos quedarnos callados”, señaló.

El foro lleva el nombre de un reciente informe que recientemente emitió la organización Amnistía Internacional (AI).

La diputada de MC indicó que ante la persistente violación a los derechos humanos, los tres niveles de gobierno, así como la sociedad civil, deben sensibilizarse y actuar contra la tortura y la violencia sexual.

Corichi García dijo que la “violencia, tortura y abuso sexual se da en gran parte del país, pero afecta a varias zonas de manera diferenciada, especialmente ante la presencia de fuerzas militares en áreas donde prevalece el crimen organizado, el narcotráfico y la conflictividad”.

Recriminó que a un año de la instalación del Mecanismo de Seguimiento de Casos de Tortura Sexual Cometida contra las Mujeres, en la Secretaría de Gobernación (Segob), “la violación sistemática de los derechos humanos de cientos de mujeres permanece en la impunidad”.

Sostuvo que, el año pasado, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dispuso de un presupuesto de mil 465 millones de pesos, del cual, siete de cada 10 pesos de ese recurso se orientaron al pago de sueldos y con base en ello, cuestionó la efectividad de este organismo.

“Las recomendaciones de la CNDH en materia de tortura y agresión sexual en contra de las mujeres de poco o nada han servido”, apuntó la diputada federal.

La también secretaria de la Comisión de Relaciones Exteriores, reconoció que no todas las mujeres acusadas por algún delito son inocentes.

Madelaine Penman, investigadora del secretariado internacional de AI, aseveró que en el informe se exhorta a la Cámara de Diputados a aprobar en este periodo de sesiones, la minuta que expide la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes.

“La iniciativa (que aprobó el Senado en abril pasado) podría ser un avance importante en el tema de tortura, por lo que es importante que el Poder Legislativo tenga está iniciativa de Ley General contra la Tortura como prioritaria en este periodo de sesiones, para que México cuente con una legislación que pueda rendir frutos”, puntualizó.

Dijo que aunque la iniciativa recoge varios estándares internacionales, aún requiere fortalecer el artículo 50 de la misma, para acelerar la regla de la exclusión de las pruebas obtenidas bajo tortura.

Agregó que también se hace un llamado al Poder Ejecutivo y al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, a reforzar el Mecanismo de Seguimiento de Casos de Tortura Sexual Cometida contra las Mujeres, coordinado por la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).

Planteó que a esta organización se le asignen los recursos necesarios y se garantice que todas las instituciones pertinentes colaboren con él y dé resultados.

Penman lamentó que el informe de AI concluya que “la tortura en México sea un tema generalizado, es decir, que ocurre en los diferentes niveles de gobierno, tanto policías municipales, estatales, federales y Fuerzas Armadas. Parece no haber una fuerza del orden exenta de esta práctica arraigada en las detenciones en este país”.

Expuso que el esquema de detenciones, en el contexto de la lucha contra el narcotráfico, que ya tiene como una década en el país, conlleva consigo graves violaciones de derechos humanos.

La activista externó que también es inquietante el tema de impunidad y encubrimiento de los delitos.

Refirió que el documento destaca que entre 2003 y 2013, el número de quejas presentadas ante la CNDH por tortura o malos tratos, aumentó en más de 600 por ciento.

En el foro participaron las diputadas Erika Rodríguez Hernández (PRI), Maricela Contreras Julián (PRD) y Karina Sánchez Ruiz (NA), quienes se pronunciaron por legislar con perspectiva de género en materia de tortura contra las mujeres.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0