De candidatos y zalameros

  Tal vez unos y otros van de la mano porque nunca se sabe a ciencia cierta cómo se negocia, en privado, una candidatura

Bueno, tal vez unos y otros van de la mano porque nunca se sabe a ciencia cierta cómo se negocia, en privado, una candidatura; aunque la zalamería está vinculada, de alguna forma, en las relaciones palaciegas y la exagerada mecánica de servir y dirigirse al Presidente de la República, un ritual reiterado que excede al nivel de respeto y buenos modales.

“¿Qué hora es?”, preguntaría el mandatario a su corte y el más cercano respondería de inmediato: “La hora que usted diga”.

Por eso, no es secreto que nominaciones, ascensos, premios, despidos y el ostracismo político de cualquier ciudadano metido en esos asuntos políticos, lo decide el Presidente, como en esta ocasión las llamadas candidaturas de unidad de quienes Manlio Fabio Beltrones y Carolina Monroy presentan en sociedad como nominados a contender por las 12 gubernaturas que el próximo 5 de junio se dirimirán en las urnas frente a los ungidos por la alianza PAN-PRD.

Así, merced a las urgencias en algunos casos, como Durango, las nominaciones ocurrieron vísperas de concluir 2015 y habrán de concretarse este viernes, acaso con alguna reserva prevista para la semana entrante para que el presidente Enrique Peña Nieto viaje sin presiones de la familia priista a Davos y los Emiratos Árabes.

La noche de este jueves, me comentaba una colega cercana a las decisiones de alto nivel del PRI que, a la candidatura de Alejandro Tello Cristerna al gobierno de Zacatecas, se sumarán las del ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani al de Oaxaca y la del diputado federal con licencia, Quirino Ordaz Coppel, al de Sinaloa, en tanto Héctor Yunes Landa será nominado a suceder a su abierto enemigo Javier Duarte de Ochoa, en el estado de Veracruz.

Al senador Miguel Romo Medina le otorgó licencia la Comisión Permanente para ausentarse del cargo porque buscará la candidatura priista al gobierno de Aguascalientes, donde Lorena Martínez Rodríguez, ex procuradora Federal del Consumidor, anda en campaña desde hace rato con la misma aspiración de suceder en el cargo a Carlos Lozano de la Torre.

Con las nominaciones de Enrique Serrano Escobar al gobierno de Chihuahua y de Esteban Villegas Villarreal al de Durango, además de Marco Antonio Mena Rodríguez al de Tlaxcala, sólo faltaría definir a los nominados a los gobiernos de Quintana Roo (Carlos Joaquín González renunció a la subsecretaría de Turismo federal en busca de la candidatura, pero tiene en el gobernador Roberto Borge Angulo), Puebla  e Hidalgo.

Porque este viernes, al mediodía están convocados a la sede nacional del PRI los aspirantes al gobierno de Tamaulipas, donde las encuestas más serias instalan como favorito a Marco Antonio Bernal, diputado federal en la LXII Legislatura y actual secretario adjunto a la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional.

Sin el factor Chapo, indudablemente este sería el tema, especialmente por el ritual de las candidaturas de unidad que a la oposición del PAN y del PRD, berrinche de por medio, ha obligado a pactar alianzas de sobrevivencia.

Pero, vaya, además, la captura de Joaquín Guzmán Loera sirvió para excesos de zalamería, que no deslices verbales de dos personajes que más que aplaudir y cantar el Himno Nacional, en un desplante patriotero, francamente dieron pena ajena con el ensalzamiento de la imagen presidencial por esta acción que es obligación de la estructura de seguridad nacional y procuración de justicia.

Usted juzgue.

–Sobre la captura de “El Chapo”, se ha anunciado que el día de hoy (el pasado viernes ocho) ha sido recapturado—se planteó a César Camacho Quiroz, coordinador de la diputación federal del PRI, en busca de su opinión.

–Tenemos –respondió–un presidente de la República con agallas, un político comprometido con el Estado de Derecho, con la legalidad y con el combate eficaz a la impunidad. Era, para decirlo con claridad, uno de los pendientes del Estado mexicano, y concretamente un compromiso de Enrique Peña con la legalidad y con el buen gobierno.

(…) La fuga de El Chapo Guzmán se convirtió en un asunto simbólico, en un reto para la ley y para las instituciones, y un Presidente de la República con arrestos, con fuerza, con decisión, con capacidad ejecutiva y con un gran equipo en la Marina, en la Secretaría de la Defensa Nacional, en la Procuraduría y, por supuesto, en la Policía Federal, han dado buenos resultados. Eficacia, es lo que cuenta–

Y, este jueves 14 de enero, encendido el factor Chapo, en la inauguración de un curso en el Infonavit, la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles Berlanga, se lanzó con un discurso de soberana zalamería. A saber. 

“Hoy más que nunca –afirmó Rosario- nos sentimos muy alentados y orgullosos de pertenecer al equipo de Enrique Peña Nieto. Nos sentimos orgullosos de ser parte de este esfuerzo que comanda un hombre decidido y comprometido, muy paciente, que sabe que las cosas no se dan de la noche a la mañana, que puso su capital político sobre la mesa pensando en las reformas que requería México, independientemente de las encuestas y de los índices de popularidad.

“(…) los mexicanos cuentan con un Presidente que enfrenta la adversidad con tenacidad y decisión, y esto  –dijo-, quedó más que demostrado el viernes pasado con la recaptura del delincuente más buscado del planeta llamado Joaquín Guzmán Loera.

“Tener un Presidente así nos obliga a estar a la altura, a tener una visión de Estado y comprometernos con todos los mexicanos y todas las mexicanas, que son a los que nos debemos y a los que servimos

Cualquier parecido de lo dicho por César y Rosario con un rollo zalamero es mera coincidencia. De pena ajena. ¿Será que Camacho apisona su camino rumbo al gabinete presidencial? Digo.

VIERNES. Bueno, le platico que el secretario Gerardo Ruiz Esparza encabezó la ceremonia de premiación del concurso “México a través de las obras”, organizado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en el que participaron mil 700 fotografías que muestran la creatividad para capturar con la lente obras de infraestructura como autopistas, carreteras, puentes, distribuidores, puertos o aeropuertos y su arquitectura, su armonía con el entorno y los beneficios que aportan a la población. 

En el Palacio Postal, donde se exhibieron las fotos ganadoras, Ruiz Esparza estuvo acompañado de los subsecretarios Yuriria Mascott y Raúl Murrieta. El secretario de Comunicaciones y Transportes destacó la singularidad del concurso en el que fotógrafos de todo el país captaron la belleza y la modernidad  de obras de ingeniería que han transformado el rostro de México. Y este no es rollo zalamero. Digo.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0