El otro dato: Con Trump ¿Videgaray destapado?

El otro dato: Con Trump ¿Videgaray destapado?

Por: Juan Chávez

No hay porque reparar tanto por la visita del odiado Donald Trump a Enrique Peña en Los Pinos.

No es siquiera motivo de ira. El empresario estadounidense está en campaña por la Presidencia de Estados Unidos y le viene bien que en la misma residencia presidencial mexicana haya insistido en la construcción del muro fronterizo.

Se cuidó, eso sí, de no expresar quién lo pagará, luego de que Peña Nieto, ante más de cien periodistas reunidos en el salón Adolfo López Mateos, señaló, preciso y exacto, que de entrada, como no era punto de la agenda acordada para la reunión privada, le espetó que “México no pagará el muro”.

Hablaron el mandatario mexicano y el candidato republicano de dos temas centrales: comercio y migración.

Ante la prensa, Trump insistió en que el TLC lo borrará de la relación entre los dos países “porque solo ha beneficiado a México”.

Son sus necedades de campaña y no se retractó de ellas.

Analistas avezados consideran que Peña Nieto se lanzó a una aventura y está por demás que las redes sociales y los partidos políticos escupieron fuego contra el presidente mexicano.

Trump es golpeador constante de México y los mexicanos que trabajan y viven en el vecino del norte y, por lo mismo, la visita a Peña, a propuesta de éste, no tiene la relevancia que se le quiere anotar.

Ni siquiera se trató de un “espaldarazo”, como la opinión pública norteamericana calificó la visita.

Hay fondo en esa reunión. Por supuesto. Peña y Trump ya se conocían. Hace dos años, el candidato republicano a la Casa Blanca estuvo en Los Pinos.

No hay, menos, “chamaqueo” a Peña, como se atrevió a calificar la reunión Vicente Fox.

En la víspera del cuarto informe el mandatario pone en la mesa un tema quemante, explosivo, como fue la invitación a Trump para una reunión de una hora en Los Pinos.

Trump aceptó y vino. No vino dócilmente ni tampoco decidido a cambiar los dos puntos que molestan al país: el trato a los 11 millones de mexicanos que trabajan en Estados Unidos y el asunto del muro “para detener el tráfico ilegal de mexicanos”.

Peña le exigió a Trump respeto “a todos los mexicanos”.

Y este es el quid, aparte, muy aparte, de que Luis Videgaray estuvo presente en la reunión.

¿Por qué sólo el secretario de Hacienda?

Está claro: Peña Nieto lo destapó como candidato del PRI para el 2018.

El secretario Videgaray se sacudió el pelo “haciendo crónica” de la reunión para noticieros de radio y televisión.

Es decir: como lo marcan los tiempos, antes del cuarto tenemos ya precandidato.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0