El otro dato: Las mafias del deporte

El otro dato: Las mafias del deporte

Por: Juan Chávez

Al más puro estilo del mesías de Macuspana, Alfredo Castillo Cervantes, ex comisionado de seguridad en Michoacán y presidente de la Conade, se refirió al deporte mexicano, en el caso de sus dirigentes en las federaciones deportivas, como mafias.

El hecho es que la delegación mexicana en los Juegos Olímpicos Río 16 se hunde y todo parece indicar, en la fecha séptima de la justa nacida en Atenas hace más de dos milenios, que no ascenderá al podio de los vencedores.

En su afán por limpiar a la Conade y a las federaciones, Castillo arrastró al deporte nacional al más sonado fracaso.

Con las “mafias”, sonó fuerte la denuncia en las redes sociales, “México ganaba medallas”.

Castillo parece haber esperado los Olímpicos para ir a gozar Río de Janeiro con su compañera Jacqueline Tostado. Está en plena “luna de miel”, aunque esté sosteniendo lo contrario.

Nunca se produjo con verdad, ni siquiera en el discurso de más de 14 minutos que pronunció en el abanderamiento de la delegación en Los Pinos, estableciendo “récord” en ese estilo de discursos, según le señaló el presidente Peña Nieto.

Ahora, ya adelanta que entregará un informe relator de las participaciones de los deportistas mexicanos y que su superior inmediato, el titular de la SEP Aurelio Nuño o el propio Presidente tomen la decisión que sea menester.

Hace 88 años que México no se iba en blanco en Juegos Olímpicos. Siempre, en ese tiempo, logró oro, plata o bronce.

Ahora, ayer, Alejandra Valencia en tiro con arco arañó el tercer lugar. Quedó en la cuarta posición.

Peña Nieto, al abanderar a la delegación el 21 de julio, dijo:

“En cada uno de ustedes está la capacidad de nuestro país”.

En lo más cierto, el Presidente pareció profeta:

“Ustedes (se dirigía a los deportistas) estarán proyectando  al mundo lo que está ocurriendo aquí, en México”.

Y eso, exactamente, es lo que está aconteciendo con la delegación mexicana en los Juegos de la Olimpiada de Río.

Son, en un parangón del discurso presidencial, reflejo real de ese “proceso de transformación que México está viviendo”.

En la esperanza de que el deporte nacional estuviera a la altura de sus últimas participaciones olímpicas, se llegó a establecer la posibilidad de 7 medallas de oro, en natación, tiro con arco, levantamiento de pesas y futbol.

En otras disciplinas que siguen en el calendario olímpico, México no es fuerte, como tampoco lo fue en las que ya pasaron a la historia. Queda, sin embargo, una buena carta. ¡La última esperanza!

 

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0