Crisis ambiental ocasiona dos mil muertes anuales en CDMX

Crisis ambiental ocasiona dos mil muertes anuales en CDMX

La contaminación no solo daña los bronquios, sino el hígado, páncreas

Actualmente hay 184 días de mala calidad de aire al año, lo cual es inaceptable

La Ciudad de México gasta aproximadamente 70 por ciento de su presupuesto en políticas orientadas al uso del automóvil y solo el 30 en gasto social

Al inaugurar el foro “Análisis del Medio Ambiente en la Ciudad de México”, la presidenta de la Comisión del Distrito Federal, Cecilia Soto González (PRD), sostuvo que la crisis ambiental que sufre esta ciudad ocasiona que anualmente dos mil personas fallezcan a causa de las partículas finas y el ozono, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Salud.

La también integrante de la Comisión Cambio Climático, detalló que esa misma institución afirma que en por lo menos 20 mil casos de decesos al año, el medio ambiente ha tenido una influencia importante.

Recordó que estudios del Instituto de Investigación de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han concluido que la contaminación no solo daña los bronquios, sino el hígado, páncreas y otros órganos.

Soto González refirió que el foro tiene como propósito conocer todas las perspectivas del problema y con ello realizar estrategias que desincentiven el uso del automóvil, así como acciones que contribuyan a mejorar el medio ambiente de la ciudad.

Martín Gutiérrez Lacayo, coordinador ejecutivo de la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), declaró que no hay una política pública única que resuelva el problema de la mala calidad del aire, por lo cual las ciudades que integran esta zona deben coordinarse para combatir ese mal.

Durante su ponencia Martín Gutiérrez Lacayo explicó que las 240 regiones que comprenden la Megalópolis, -municipios y delegaciones de la Ciudad de México- presentan problemas de ozono, partículas PM10, CO2, y altos índices de óxidos de azufre; todas por arriba de la Norma 025 en materia de salud.

Comentó que no solo se trata de mejorar el aire, sino de revertir el deterioro ambiental del agua y el manejo de residuos, sobre todo porque en la Megalópolis, que constituye solo el uno por ciento del total del territorio nacional, se concentra el 30 por ciento de la población nacional.

Expuso que “actualmente hay 184 días de mala calidad de aire al año, lo cual es inaceptable; son necesarias estrategias de largo plazo para romper la inercia de políticas poco efectivas, por ejemplo, la mala planeación en el crecimiento de las ciudades”.

Refirió que en la temporada seca-cálida de cada año, se generan concentraciones altas de ozono, y este 2016, se llegó al punto más alto en los últimos 14 años; por ello, se articularon medidas de carácter temporal como el “Hoy No Circula reforzado”.

En su ponencia “Análisis y perspectivas de la contaminación del aire en la Megalópolis”, el investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México, Juan Manuel Bellazetin, refirió que hay un grave problema de movilidad, y recomendó transitar hacia energías alternativas y más limpias, por ejemplo, el uso de hidrógeno combinado con hidrocarburos.

Subrayó que los 5.3 millones de automóviles que circulan en la Megalópolis, emiten más de 26 millones toneladas anuales de gases contaminantes. Alrededor del 30 por ciento es generado por autos particulares, 38 por ciento por el transporte ligero, y el resto por transporte pesado.

A su vez, en su exposición “Impacto social del deterioro del medio ambiente en la Megalópolis”, el investigador de la UNAM, Daniel Ventura Uribe, precisó que la Ciudad de México gasta aproximadamente 70 por ciento de su presupuesto en políticas orientadas al uso del automóvil y sólo el 30 en gasto social. “Eso genera una destrucción social, pues más puentes y caminos van cercenando a la ciudad”.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0