Corriente alterna: Los maestros otra vez

Parecían derrotados. Condenados a una lenta extinción por la reforma educativa

Por: Emiliano Ruiz Parra

Pero ya están de vuelta los maestros en las calles: cuando se escriben estas líneas, el paro de labores tiene un gran apoyo en Chiapas y prende en Oaxaca. Y apenas empieza.

A Enrique Peña Nieto y sus coristas del Pacto por México (PAN y PRD) les había salido muy barata la agenda de contrarreformas. El presidente disponía de un jefe del cuerpo de granaderos, Miguel Ángel Mancera, dispuesto a reprimir cualquier asomo de movilización en la capital de la República.

Poco a poco, pequeñas crisis socavaron al gobierno federal. Está claro para la gente que estamos gobernados por corruptos y que las reformas fiscal, financiera o energética incumplieron sus promesas: ni más empleo ni energía más barata. Al contrario, más gente despedida y salarios más bajos.

El desprestigio del gobierno se apreció el pasado domingo 5 de junio. Dos terceras partes del electorado repudian al PRI.

Estas elecciones, por cierto, confirmaron la hipótesis de la narcopolítica. Ya no fuimos los periodistas, sino los políticos más encumbrados (Beltrones, Ricardo Anaya) quienes se acusaron mutuamente de prohijar candidatos del narco en Tamaulipas.

La reforma educativa no era educativa sino laboral. Una herramienta para el despido en masa de profesores. La intención era echarlos a la calle: maestros, lárguense a vender chácharas a los tianguis mientras nosotros nos repartimos el tesoro nacional. En los hechos, además, la reforma destruía el derecho constitucional de huelga (no se puede parar más de tres días).

Y por si fuera poco, la campaña contra los maestros disidentes –agrupados en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, CNTE– contó con un aliado poderoso: el magnate Claudio X. González y sus Mexicanos Primero, que llevan una década denostando a la disidencia.

Hasta que toparon con pared. O mejor, con un paro que ya obtuvo una respuesta masiva además de otras tácticas de movilización (cierre de carreteras y aeropuertos). Se abrió un hoyo en el barco de la reforma educativa. Quizá Peña y Osorio Chong quieran taparlo a garrotazos, pero no descartemos que los profes ganen y, en una de esas, la lleven al naufragio.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0