Champaña mexicano

Champaña mexicano

Champaña mexicano, pulque natural, para tu gastritis, colitis, úlceras, diabetes, anemia, impotencia, cáncer…

Por: Diana Patricia Pérez Cohetero
Vanguardia Digital

¡“Champaña mexicano, pulque natural, para tu gastritis, colitis, úlceras, diabetes, anemia, impotencia, cáncer, te limpia el pulmón, te cura el riñón y te alegra el corazón, no te limpia tu calzón porque no tiene agua”!, es la frase que el señor Alejandro Gómez de 46 años de edad dueño de un expendio de pulque en Tepoztlán Morelos ocupa para promocionar su bebida junto con ese carisma y amabilidad que lo caracteriza, añadiéndole el clima perfecto soleado, hacen la combinación perfecta que incita a las personas a beber un buen pulque natural.

Tras ser Tepoztlán Morelos un pueblo mágico por el cerro del tepozteco, las tepoznieves y los itacates (comida tradicional), no se puede dejar de lado el pulque tan sabroso que se vende ahí; consumiendo un pulque en Tepoztlán se dejan de lado todos esos complejos y prejuicios sobre el mismo, puesto que mientras se pide un pulque, junto con el te dan la información e historia de esta bebida sagrada.

Con una amplia sonrisa y mirada de complicidad, el señor Alejandro Gómez te invita a probar sus deliciosos pulques, con movimientos alebrestados de sus manos y portando una playera del equipo de los pumas, comienza a enumerar la lista de los remedios que provoca esta bebida. Pero, el beberlo es sencillo, ¿Qué hay de su elaboración y de su origen?

 

Origen y elaboración

Con un rostro de felicidad por ver que alguien se interesa por su pulque, el señor Gómez comienza a explicar el origen de esta bebida, revela que es tradicional de los dioses antiguos aztecas: Ometochtli (al cual se le hizo una pirámide por ser el dios del pulque) y Mayáhuel, (a esta última se le debe el nombre del maguey) y que es una bebida sagrada que data de muchos siglos antes de la conquista de los españoles, para ese entonces ya se tenía en Tepoztlán el agua miel cerca de los volcanes solamente.

Mucha gente se ha llevado los magueyes a España, no les funciona necesitan estar cerca de los volcanes y demás magueyes. No funciona también por la diferencia del tipo de tierra, tipo de clima, etc. Debido a que en donde hace frío más que nada en las montañas, es donde se da”, confirma el señor Alejandro Gómez a la par que su tarro de pulque va disminuyendo.

Con amabilidad, en esa callecita angosta que lleva por nombre La Santísima Trinidad y por apodo “La hormiga”, el señor Gómez nos comenta que para lograr un buen pulque se debe tomar en cuenta lo siguiente:

“Cuando crece la planta hay que cultivarla, abonarla y ya que esta grande a los ocho, diez o quince años máximo entonces es cuando sale el quiote, al salir el quiote muy grande ya no sirve ya no da agua miel, antes de que salga, cuando de la punta se achique ya está bueno, esta macizo ya está sazón el maguey, y de ahí caparlo, es decir, castrarlo, es quitarle la punta y quitarle el corazón, lo de en medio. Ya cuando está capado dejarlo reposar dos, tres o cuatro meses; dejarlo reposar es no tocarlo para nada hasta que se llene, que se tire toda el agua miel. Ya cuando quiera sacarlo tiene que cumplir el día de asiento dos tres litros, para que usted vaya y le quite todo lo que ya se juntó, lo tira, lo raspa bien, lo tapa y ya en la tarde sale un cuartito.

Conforme va pasando el tiempo, un cuarto en la mañana y un cuarto en la tarde dos veces al día, cuando hace mucho calor tres veces al día. Y ya cuando tiene el pulque listo, llegar con el agua miel de siete u ocho magueyes, a los dos tres meses aumenta su producción, viene de medio, un litro o dos máximos ya después vuelve a minorar la producción de un cuarto en la mañana uno en la tarde y ya se muere la planta quitar esa planta y volver a sembrar otra”.

Fue el argumento que dio el señor Gómez mientras surgían interrupciones por la gran compra que le hacían las personas.

Sin embargo, tras pasar un tiempo y ver aún más vacío el tarrote de pulque, el señor Alejandro Gómez asegura que todo este procedimiento se debe realizar por lo general en los meses de septiembre a diciembre y se deja de raspar en tiempos de lluvia, asimismo resalta que el maguey original se encuentra a dos kilómetros hacia arriba de Tepoztlán a lado del cerro del Tepozteco por otra parte deja ver que hay aproximadamente 400 magueyes en una parcela, y suelta un dato muy interesante, comenta que antes había muchos más pero como la población va creciendo se quitan los magueyes para construir viviendas.

 

Mitos o realidades

Que si le echan heces fecales de bebé al pulque; que es estiércol de caballo y vaca, estas incógnitas son las que abundan frecuentemente entre los que escuchan hablar de la preparación del pulque. Lo cierto es que Alejandro Gómez quién lleva once años vendiendo y elaborando el pulque comenta:

“Se le dice la mona o manta cielo a este proceso; se le pone a dentro en un recipiente, cascara podrida de plátano azul, naranja y piña para ayudar a descomponer el agua miel y pasarlo a pulque más no todo lo que se dice”. Palabras con las que queda despejada la interrogante, comprobado que lo anterior es solo un mito. Las heces fecales o estiércol no tiene nada que ver con el pulque, además de ser extraído de magueyes como el azul, el blanco y el gris que no es baboso ni apestoso, es el maguey natural y original sin embargo ¿Entonces por qué surgió este mito?

Con un rostro de desesperación y hasta cierto punto de enojo, el señor Gómez revela que este mito se originó porque al tener el pulque más de tres días se pone chicloso y verdoso, por ese motivo atribuyeron que se le pone heces fecales de bebé o estiércol de caballo o vaca, lo cual pareciera muy tonto, debido a que el pulque tiene un sabor disfrutable. Asimismo con tristeza comenta: “los mexicanos somos muy malichistas y aún más con estos mitos por lo que preferimos la cerveza, ron y vodka al pulque, mezcal y tequila”.

Ya un poco más relajado, pero con residuos de exaltación en la persona del señor Alejandro Gómez, relata la diferencia entre un expendio de pulque y una pulquería, ¿existe gran diferencia?, efectivamente la hay, cuando se habla de una pulquería se entiende que te darán un “pulque” sin embargo a eso que le llaman pulque no es más que extracción de agua miel del maguey de achique, de manto, del negro y del verde que es más fácil de conseguir, además de echarle harina, levadura, almidón, tequila, mezcal, alcohol y baba de nopal, es por esto que el pulque sabe muy baboso y se nota un olor desagradable. Las pulquerías se ocupan únicamente para embriagarse.

Por lo contrario, los expendios de pulque tiene otro fin, pero aquí entra una duda ¿realmente servirá como remedio? El señor Gómez gustoso y orgulloso de su bebida, argumenta y explica que su venta de pulque es exclusivamente para tomarlo como remedio y asegura que ayuda para, la gastritis, colitis, úlceras, diabetes, anemia, cáncer, riñón, pulmón, colesterol, presión alta y baja, para alegrar el corazón pero de manera natural, debido a que el pulque original y natural aumenta los glóbulos rojos y regenera la sangre. En los expendios de pulque se presume de vender esta bebida sin ingredientes que aceleren la fermentación por lo que aseguran conviene tomarlo ahí.

Al momento de ingerir el pulque de expendio, se puede apreciar que efectivamente, no tiene un sabor ni olor desagradable, tiene un sabor suave y disfrutable, situación que provoca el agrado para cualquier persona.

Con ojos de impresión y un tono más alegre, el señor Gómez asegura que el pulque tiene vida por lo que comenta: “si el vendedor o comprador se enoja se corta el pulque, lo mismo pasa si alguien se vomita frente a mi puesto o alguien de la familia del vendedor está enfermo”, lo dice con tal seguridad pues afirma que ya le ha sucedido por lo que se procede a en contentarlo, es decir, componerlo traspalearlo, echarle agua miel pasarlo de un tarro a otro hasta que se regenere y le salga espuma, pues un pulque sin espuma no es bebida sagrada.

Conflicto, curados y precios

En los años veinte, cuando entró la compañía cervecera le dio dinero al gobierno para que quitara el pulque en Tepoztlán, así ellos obtendrían su mercado libre, a quién se le vieran con agua miel se lo confiscaban y se lo tiraban además de recibir una multa, pero aun así seguía el auge del pulque.

Sin embargo, por la gran clandestinidad que se vivía triunfó la venta libre del pulque y de esta manera sigue siendo típico y originario de Morelos, asegura con mucho orgullo y una sonrisa enorme el señor Alejandro Gómez elaborador y vendedor del pulque.

El pulque, champaña mexicano o bebida sagrada, se puede beber natural o curado, al llegar a Tepoztlán Morelos, se puede apreciar una enorme cantidad de sabores como: mango, fresa, grosella, avena, mamey y nuez que entran en sabores clásicos y en los exóticos se pueden degustar de apio, piñón, cacahuate, nescafé, chocolate y cerveza de raíz, esto junto con los precios accesibles de 10, 12, 15 y 18 pesos siendo el más caro, hacen la combinación perfecta. Debido a su gran popularidad y su sabor tan exquisito, es consumido por europeos, asiáticos, americanos y africanos, esto ayuda aún más a que Tepoztlán sea zona turística y que todos se van satisfechos de esta zona pulquera.

Así se puede vivir un día de pulques en el pueblo mágico de Tepoztlán, en donde con solo ingerir la bebida sagrada de los dioses Mayáhuel y Ometochtli te transporta al origen, preparación y mitos del mismo, para culminar degustando de todos los sabores, y en donde la elección de entrar a una pulquería o un establecimiento esta al libre albedrio, sin embargo al caminar por aquellas calles angostas y empedradas del barrio de la Santísima Trinidad “la hormiga” no se podrá dejar pasar desapercibido el puestecito del señor Alejandro Gómez, pues su simpatía y alegría atrae a cualquiera, además de no poder evitar una carcajada al escuchar su voz diciendo:

¡“Champaña mexicano, pulque natural, para tu gastritis, colitis, úlceras, diabetes, anemia, impotencia, cáncer, te limpia el pulmón, te cura el riñón y te alegra el corazón, no te limpia tu calzón porque no tiene agua”! Ahora se sabe que al ir a Tepoztlán se debe probar un pulque.

 

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0