El cartel sinaloense entre la pasividad de Zambada y los impulsos de Guzmán

El cartel sinaloense entre la pasividad de Zambada y los impulsos de Guzmán

La banda criminal ha sido considerada la más fuerte en la historia del narcotráfico en México

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, “El Chapo”, el hombre que hizo temblar a todo el Sistema Penitenciario Mexicano fue recapturado por segunda ocasión y presumido como un trofeo por el Gobierno Federal, pero en el trasfondo de este evento algunos especialistas coinciden que podría haber algún tipo de acuerdo para la entrega de este capo que fue señalado como el más buscado en todo el mundo.

Ante el inevitable reacomodo de la estructura interna del Cártel del Pacífico, del cual “El Chapo” es de los fundadores y líder, y la cabeza de la organización recaerá, de nueva cuenta en Ismael Zambada García, “El Mayo”, quien no ha podido ser localizado durante décadas.

Énfasis consultó a un par de especialistas en el tema de seguridad nacional, con el objetivo de tener una referencia concreta sobre la postura y reorganización de esta banda criminal que ha sido considerada la más fuerte en la historia del narcotráfico en México.

“La estructura del Cártel del Pacífico es completamente estructurada, cuenta con todos los recursos logísticos, monetarios, armamentísticos, de personal, relaciones públicas, control de plazas e incluso a personas especializadas para las negociaciones con otros grupos rivales, porque el Mayo Zambada es un tipo de negociación más que de impulsos, como lo es El Chapo Guzmán.

“Al tener una personalidad más centrada y lógica, ha ayudado a que esta organización criminal perdure por muchos años más, no es violento y tiene la lealtad de sus hombres, los cuida, provee a sus familias, es una estructura sólida basada en el honor y la negociación, antes de aplicar la violencia y sangre”, comentó Alejandro Hope, especialista en temas de narcotráfico y seguridad. 

Hope aseguró que el Cartel sinaloense cuenta con las dos caras que puede tener un narcotraficante, la pasividad de Zambada y los impulsos de Guzmán, que al mezclar ambas personalidades detona en un grupo equilibrado y fuerte en cualquiera de sus áreas.

El especialista recordó que ante la poca intervención de “El Mayo” en la escena pública, le ha ayudado a no ser visto o identificado por las autoridades mexicanas y estadounidenses, ya que su punto de seguridad son las montañas que cruzan el estado de Sinaloa, además de contar con el “Triángulo Dorado”, donde es casi imposible poder ubicar a una persona. 

El mismo Zambada le dijo alguna vez a Julio Scherer, que su zona de seguridad es el mismo estado que lo vio nacer, esas montañas y ese famoso Triángulo de la droga, además de no aparecer ante la opinión pública, un factor que se le reconoce a una persona que es buscada y hasta asediada por las policías de dos países, simplemente cuenta con la audacia e inteligencia para saber cómo y dónde moverse.

“Aunque creo que esa historia de que se reconstruyó el rostro, queda en eso, una simple historia, porque en su zona manda él, sus hombres son leales a él, esas características al parecer no las comprende la autoridad mexicana, que debe de aplicar otra estrategia para ubicarlo y detenerlo, violencia y balas no servirán y solamente se perderán vidas en vano”, comentó.

Por su parte, Javier Oliva, catedrático de la UNAM y experto en temas de seguridad nacional, coincidió con las teorías de Hope, aunque agregó que el tronco medular no sufrirá mayores cambios, debido a que la actual estrategia del Cártel del Pacífico funcionó en el pasado, le funciona en la actualidad y le funcionará en el futuro a pesar de una baja sensible como la de “El Chapo”.

Oliva consideró como una “maquinaria perfecta” el modo de operar de este grupo delincuencial, el cual puede tener ingresos de hasta 20 millones de dólares diarios, ya que cada parte sabe lo que debe hacer, cómo operar y sin traicionar la esencia del mismo.

“Esta banda es como una empresa trasnacional, produce, vende, recluta, negocia y ejecuta, esto nos habla de que si la cabeza cuenta con el potencial necesario para controlar toda la estructura, será casi imposible ver el final de este grupo, porque el éxito lo tendrá siempre garantizado y, por lo menos, unos 20 años más podremos seguir hablando del Cártel del Pacífico.

“El tronco vertebral del cartel es demasiado fuerte, sufrirán bajas considerables, como ahora la del “Chapo”, pero son tan disciplinados y concientes de una idea que es una maquinaria perfecta, varios que estudiamos este tema no le vemos alguna fisura, a pesar de las detenciones, las muertes y demás problemas que puedan presentarse, no hacen mella”, comentó Oliva. 

Autoridades de seguridad de Estados Unidos consideraron que ante la segunda recaptura de Guzmán Loera se desataría una nueva ola de violencia, sobre todo con grupos rivales que buscarán aprovechar abandono de algunas plazas, además de que algunos de sus integrantes puedan sentir que el Cártel pueda estar debilitado y pasar a las filas enemigas. 

El especialista y catedrático de la UNAM consideró que no habrá una violencia extrema y dudó que el país se vea envuelto en llamas, sí habrá algunos ajustes de cuentas con el objetivo de tranquilizar a algunos que quieran aprovecharse de la situación, pero no una inseguridad total.

La gran ventaja del Cártel del Pacífico es que sabe con quién y cómo negociar, donde y cómo adentrarse, lo vimos en la segunda captura, no sucedió una masacre o una violencia nunca antes vista, tal vez por otros grupos sí, pero no por los sinaloenses, ellos actúan con mucha cautela y tratan de estar cerca de la gente, de la población que, en alguna forma, ha sido olvidada por el Gobierno.

No veo que esta nueva detención de Guzmán Loera afecte las entrañas o estructura básica de la organización, lo que yo veo es que vendrán ajustes de piezas, podríamos ver algunas ejecuciones para aquellos sectores que quieran sublevarse, serán pocos porque saben del poder que tiene Sinaloa, así que ni debilitamiento ni mucha sangre se verá en los siguientes días, aunque no debemos descartar cualquier acción que represente una amenaza”, dijo.

La reaprehensión del “Chapo” fue un nuevo golpe a la lucha contra el narcotráfico, pero como alguna vez el “Mayo” Zambada dijo a Scherer; “el narco está en la sociedad, arraigado, como la corrupción”,por lo que el trabajo será distinto para superar este cáncer que avanzó desde, por lo menos, la década de los setenta.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0