Cartas desde Chicago: La “lenguinsky” de Trump

Cartas desde Chicago: La “lenguinsky” de Trump

Por: Rogelio Faz

Tal parece que el castillo de naipes de Donald Trump al apostar por la Presidencia de los EU empieza a tambalearse, es como si después de una buena racha de póquer en el casino comenzara a perder, y como táctica de simulación hacer alarde de ganador diciendo barbaridades, más de las que habitualmente pudiera decir en su “sano juicio”. Señal de que las circunstancias lo están llevando a perder la estabilidad emocional.

Se convirtió en el riesgo de su propia apuesta sin temor a perder, temple que se adquiere en los juegos de azar en apuestas fuertes.

En algo acierta el Presidente Barack Obama cuando dice que Trump no está capacitado para ser presidente de los EU. Señalamientos que deberían abarcar a la que pudiera ser la primera dama de la nación, la señora Trump, la eslovena (Yugoslavia) Melania Knauss (Melanija Knavs). Envuelta en polémicas migratorias como de su pasado al posar en ‘cueros’ en posiciones comprometedoras, no acordes a un país gobernado por gente conservadora en teoría -hasta que llego Obama-, qué contradicción.

No cabe duda que el político vive del uso de la lengua, pero al parecer Trump dice las cosas en el momento como si no pensara las respuestas, quedando como un comediante espontáneo que vive de la sátira política para acaba víctima de su propio monólogo. Un bufón que hasta ahora le habían tocados las cartas a su favor.

A sus polémicas declaraciones se suman otras como la de no mostrar su declaración de impuestos. Pero como la lengua le gana se hace el comediante para evadir cuestionamientos serios.

En cuanto a los desnudos “artísticos” de su esposa Melania con otras mujeres, dice Trump fueron antes de que la conociera. Bueno, no estamos poniendo a prueba lo cornudo, la tolerancia o la mente abierta de Trump, o si le fue sincera en la noche nupcial. Sino de lo que es capaz su ahora esposa.

Cabe destacar que los europeos del Centro y Este también son muy propensos como ingeniosos para ingresar a los EU legal o ilegalmente. Meterse en una maleta o en el compartimiento de la llanta de refacción de un auto no parece ser buenas opciones para cruzar el Océano Atlántico, pero sí meterse debajo de las sábanas de algún ciudadano estadounidense como suele suceder para obtener los “pravni dokumenti” – los papeles.

Asegurar que fue un plan con maña sería muy aventurado. Sin embargo, su pasado de pueblerina a modelo y sus relaciones con gente adinerada del medio, es difícil creer en su ingenuidad, sobre todo conociendo que se desnudó por amor al “arte”.

Trump tiene derecho a rehacer su vida con quien le parezca, pero que quiera hacer pasar a una turista oportunista como una doncella, es como querer cambiar una carta por otra cuando ya todo mundo se la vio.

Cuando a alguien en política le descubren sus mentiras necesita mucho carisma para salir avante, así sean de índole personal. Como le sucedió al expresidente y ahora candidato a ser el ‘primer caballero’ de la nación, Bill Clinton, con el caso Monica Lewinsky, cuando ésta regó el tepache por andar de lengua larga. Obligando a Bill a morderse la lengua y hacer tragar saliva a su esposa Hillary.

Trump quiere minimizar el “incidente” y reincidentes desnudos de su esposa como diciendo ‘lo que no fue en mi año no fue mi daño’. Pero la verdad es que a nadie le gustaría que vieran a su mujer en cueros en todos los medios y todos los días, y encima con alguien del mismo sexo; una mujer detrás de la gran señora… Más si se es moralista de la legalidad como el Donald de Trump.

Alguna gracia debe haber tenido Melania como Lewinsky para hacer sucumbir al hombre de poder ya sea para satisfacer sus fantasías o sus ambiciones. Pero en ambos casos de seguro sucumbió el instinto del hombre impúdico.

Y si hay algo de cierto en aquello que ‘detrás de un gran hombre hay una gran mujer’, pues Hillary con todas sus adversidades personales y públicas, quiere demostrar que el sentido de la frase también puede ser a la inversa. Pero ¿qué será de Bill cuando la señora salga de casa a trabajar y él se quede con la servidumbre y baños mixtos en la Casa Blanca que le dejara Obama?

Trump tratará de seguir en su juego diciendo barbaridades para desviar la atención hacia otras cosas. Pero cuando en la casa las cosas no andan bien ésta se puede caer como castillo de naipes, así se esté riendo de su suerte. Después de todo también se dice que ‘suerte en el dinero desafortunado en amores’, o a la inversa.

rogeliofaz@yahoo.com
Vanguardia Digital 

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0