Border patrol, del apoyo a Trump a la evidente corrupción fronteriza

Border patrol, del apoyo a Trump a la evidente corrupción fronteriza

Los tentáculos y vigilancia de la Border Patrol rebasan el muro fronterizo y se inmiscuyen en México hasta la frontera con Guatemala

Por: Luis Rodríguez

En medio de un escándalo en México por las imágenes de TV Azteca que muestran la pasividad e incluso complicidad de agentes de la Border Patrol cuando dos “burreros” o traficantes escalan a plena luz del día la valla fronteriza a unos metros de una patrulla de dicha corporación en Nogales, se informó que los 16 mil 500 agentes que la conforman respaldan públicamente a Donald Trump para conseguir la candidatura del Partido Republicano en la carrera presidencial en Estados Unidos.

Más allá de la evidente corrupción que permea a la Border Patrol en el tema del tráfico de personas, armas y drogas en la frontera entre México y Estados Unidos, también es cierto que su respaldo a Trump evidencia que la labor que realizan la mayoría de sus agentes, más allá de su encomienda de vigilancia y protección fronteriza, tiene un evidente matiz racista, a pesar de que muchos de sus integrantes son de origen mexicano o latino.

Para analistas y académicos estadunidense no es ningún secreto el respaldo a las políticas antinmigrantes por parte de la también conocida Patrulla Fronteriza, debido a su origen texano y a sus nexos con grupos de ultraderecha y supremacistas, incluidos personajes como el alcalde de Maricopa, Joe Arpaio.

“Necesitamos una persona en la Casa Blanca que no le tenga miedo a la prensa, que no sea políticamente correcto, que no necesite dinero, que esté familiarizado con el éxito, que no tema a otros líderes, que esté en favor del ejército y la procuración de justicia. Donald Trump es esa persona”, indicó la Border Patrol.

De inmediato y a través de su cuenta de Twitter, el multimillonario festejó el histórico respaldo y destacó la coincidencia respecto a la amenaza que representa la frontera con México.
De los Ranger de Texas a la Border Patrol

Al respecto, la investigadora y directora del Instituto Binacional de Inmigración de la Universidad de Arizona, Raquel Rubio-Goldsmith, dijo que esta postura de la Border Patrol no es ninguna sorpresa ya que por años han actuado de forma racista y antimexicana los agentes de esta policía estadunidense que detienen a personas en Arizona, Texas y otros estados solo por el color de su piel.

“Mucha de la gente que se vino a quedar en Arizona, que se vino a establecer aquí, gente blanca, era gente que venía de Texas. Es más, la Patrulla Fronteriza cuando se estableció en 1924, fue cuando estaban dejando ir a muchos elementos de los llamados Ranger de Texas que odiaban a los mexicanos. Hay una historia de un odio racial tremendo ahí. Y esos se vinieron a trabajar aquí con la patrulla fronteriza”, apuntó a theexodo.com la catedrática.

De acuerdo a un análisis de organización “Brother Towns”, a partir de 1995 se detonó un aumento de muertes en la frontera entre Sonora y Arizona, debido, en parte a las políticas del gobierno de los Estados Unidos para aumentar la presencia de la Patrulla Fronteriza e impedir los cruces de inmigrantes.

A mediados de la década de 1990, los Estados Unidos comenzó a aplicar métodos de control nuevos y más agresivos contra la inmigración. El objetivo era disuadir a los inmigrantes clandestinos de emprender el viaje, por lo que es más difícil. El primero de ellos se denominó “Operación Gatekeeper”.

Su trabajo se centró en el fortalecimiento de la Patrulla Fronteriza al sur de San Diego y empujó los inmigrantes del Este. Medidas similares se siguieron realizando a través de la segunda mitad de la década de 1990 y en la primera década del siglo 21. Estas estrategias incluyen sellar los principales puntos de entrada urbanos en Texas y California, y aumentar los gastos en la frontera de ejecución por un factor de 5, con barreras, vigilancia y agentes de la Patrulla Fronteriza.
Los tentáculos de la Border Patrol llegan hasta el Suchiate

María Dolores París Pombo, investigadora del Colegio de la Frontera Norte, expone en un estudio el incremento de la infraestructura de seguridad por parte de Estados Unidos para frenar a los migrantes y obligarlos a buscar rutas en medio del desierto y montañas o ríos que son una trampa mortal, lo cual ha derivado en un aumento de decesos.

En su estudio señala que en el lado estadounidense, el gobierno ha edificado largos tramos de muro que suman actualmente 651 millas, de los cuales en zona urbanas como San Diego o El Paso el muro fronterizo lo conforman tres vallas: una de acero corrugado, otra de elevadas columnas, la tercera de láminas coronadas por alambre de púas.

Sumado a ello, existen 33 sistemas de vigilancia por video, detectores de movimientos y sonido a lo largo de prácticamente toda la frontera con México, desde Playas de Tijuana como los llamados “moscos” o helicópteros hasta Reynosa, con el apoyo de nueve aviones no tripulados.

La investigación del Colegio de la Frontera Norte, indica que de 2003 a la fecha, la Patrulla Fronteriza ha duplicado el número de agentes y actualmente existen 21 mil 400 efectivos, incluido la Border Patrol y otras agencias, de los que el 85 por ciento están desplegados en la frontera con México, ello sin contar otros cientos o miles de agentes de instancias como el FBI y del Departamento de Defensa y del Departamento de justicia (DHS).

Los tentáculos y vigilancia de la Border Patrol incluso rebasan el muro fronterizo y se inmiscuyen en México hasta la frontera con Guatemala, señaló hace algunos meses el Movimiento Migrante Mesoaméricano.

Argumentó que la injerencia del gobierno de Estados Unidos en las políticas migratorias de México son más que evidentes. A finales del 2015, agentes de la Border Patrol realizaron visitas de inspección a diversas estaciones migratorias en México para verificar la eficacia de este “tapón” o muro de contención que realiza nuestro país para frenar a los sudamericanos y caribeños que intentan llegar al Río Bravo.

A través de su cuenta de Facebook, el Movimiento del Migrante Mesoamericano expuso que: “La visita de agentes de Protección Fronteriza y Aduanas de los Estados Unidos (Customs and Border Protection CBP) a la estación migratoria en Tapachula es muestra de quien dictamina las políticas migratorias en el país, vinieron a verificar como cumplen a cabalidad las órdenes sus empleados”.

www.theexodo.com

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0