Atiende DIF a 360 niños víctimas de violencia

Atiende DIF a 360 niños víctimas de violencia

En muchas ocasiones puede derivar en situaciones sociales más graves, como el abandono de estudios hasta el consumo de dogas o alcohol

De los casi 600 niños institucionalizados en el estado de Querétaro, el 60 por ciento ha sufrido algún tipo de violencia y un 15 por ciento ha sido víctima de violencia extrema, dijo la directora del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), Raquel Jiménez Cerrillo.

En entrevista, la funcionaria señaló que los niños institucionalizados son aquellos que recibe la Procuraduría del Menor y la Familia del DIF para determinar su situación y el estatus jurídico de quienes los violentaron, ya sean sus padres, abuelos o cualquier otro familiar.

“En este momento tenemos casi 600 menores institucionalizados, de los cuales un 60 por ciento han sufrido algún tipo de violencia y el 15 por ciento de ese porcentaje han padecido situaciones graves de violencia”, puntualizó en el marco de la celebración del Día de Reyes. 

Recordó que de acuerdo con las modificaciones a la Ley de Protección a Menores y Adolescentes en el estado de Querétaro, la responsabilidad del DIF es atender a personas de cero a 18 años de edad, que se encuentren en situación de vulnerabilidad social.

Jiménez Cerrillo consideró que los infantes de hoy enfrentan problemas sociales muy diferentes a los que afrontaban los pequeños de hace 20 años y más, como son, la desintegración familiar, la omisión de cuidados, la violencia en cualquiera de sus manifestaciones y hasta el abandono. 

Comentó que el tema de la violencia preocupa mucho, ya que no solo se está dando al interior de las familias, sino en otros núcleos sociales como las escuelas. 

Asimismo, se refirió a la omisión de cuidados de los menores, que en muchos casos, se da por las actividades profesionales, comerciales y empresariales de los padres y madres de familia, en busca del sustento diario. 

“Aclaro que no estoy en contra de que la mujer se desarrolle profesionalmente, sino a favor de buscar mecanismos, para que los menores no sean víctimas de la omisión de cuidados, que en muchas ocasiones puede derivar en situaciones sociales más graves, como el abandono de estudios hasta el consumo de dogas o alcohol”, explicó.

Hizo hincapié en que uno de los objetivos del DIF en el naciente sexenio es apoyar al Poder Ejecutivo estatal en las acciones de reducción de la pobreza y la brecha de desigualdad, sobre todo en municipios serranos.

(Con información de Notimex)

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0