Anticorrupción o Corrupción disfrazada

¿Hará Sistema Nacional Anticorrupción?

Si lo aprueban, será sumamente a la ligera

Este asunto de la anticorrupción está como la declaración del imbécil que le dice a la mujer que se quiere llevar a su rancho: “Ojalá que lo que estás buscando valga más de lo que estás perdiendo”. Y es que la corrupción vale mucho para muchos, para la mayoría, en los tres poderes llamados de la unión.

Todos los miembros de la clase política – ¿se salvará alguno? Yo creo que sí, que muchos, gente honesta pero son muy contados, se resisten a legislar en contra de los pecados de corrupción. Desde hace cuándo estas leyes duermen el sueño de los corruptos, mientras han desfilado casas lujuriosas, helicópteros, conflictos de interés, entre otros muchos delitos soterrados, u ocultados para que nadie se entere.

Pero bueno, indudablemente lo que los que están en contra de los corruptos y la corrupción valen más de lo que están perdiendo, parafraseando al idiota que no se resigna a que nada tiene que hacer en ese negocio en el que insiste con singular apasionamiento.

El senador Alejandro Encinas adelantó que las comisiones dictaminadoras cuentan con un proyecto de cinco leyes del Sistema Nacional anticorrupción, que buscarán lograr los acuerdos para aprobarlas antes del 12 de abril. Hasta no ver no creer, aunque el hecho de que los senadores aprueben el proyecto de cinco leyes no quiere decir que lo van a apoyar los priistas y el Ejecutivo Federal, que están más embarrados que un marrano en el chiquero de actos de corrupción.

Encinas es ingenuo o meliloto. Durante la presentación del libro “Re-construyendo la confianza en el poder público, las declaraciones de confianza y de interés como instrumentos de control ciudadano”, del investigador de Fundar, Guillermo Ávila, Encinas explicó que entre esas leyes se encuentra la del Sistema Nacional Anticorrupción. Y todavía lo cree y lo remacha mi querido Alejandro. Sinceramente, Alex, ¿tú les crees? Yo no. Aunque hagan leyes anticorrupción, aunque creen el Sistema Nacional Anticorrupcción, todo es de dientes para afuera. Uf, para que se acabe la corrupción habría que dar castigos ejemplares. En algún país de Medio Oriente, creo que es en Saudiarabia, a los políticos corruptos les aplican la ley sumaria y los cuelgan ahorcados desde lo más alto de la pluma de una grúa de construcción. Acá los premian. Claro. Son cómplices.

Y lo advirtió el mismo Encinas, que el proyecto ya tiene problemas de origen, pues sólo dictamina 11 iniciativas de 16, además de que no incluye la propuesta “Tres de Tres”.

Encinas dijo que de acuerdo con el calendario sugerido se llevan al cabo audiencias y consultas públicas sobre el proyecto de dictamen para que del 1 al 7 de abril se entre al proceso de dictaminación, aunque dijo que todavía no hay garantía de que se concreten los acuerdos para aprobarlo.

La senadora Laura Rojas (PAN) dijo que las declaraciones patrimoniales y de intereses deben ser consideradas como instrumentos de combate a la corrupción, acceso a la transparencia y rendición de cuentas. Uy. La senadora le está pidiendo peras al olmo. Y más cuando propone la creación de una plataforma digital, controlada por el secretario ejecutivo del Sistema Nacional Anticorrupción, que cuente con un apartado de evolución patrimonial y de intereses que estén disponibles al público, en conjunto con la declaración fiscal de los servidores públicos de todos los poderes y de todos los órdenes de gobierno. ¿Usted cree eso? Puros buenos deseos de una senadora panista que no tiene la fuerza del PRI con sus adláteres.

El investigador Guillermo Ávila aseguró  que existe un marco normativo limitado y capacidades institucionales insuficientes en materia de transparencia y rendición de cuentas, por lo que es necesario implementar mecanismos que les permitan a las personas intervenir en los asuntos públicos.

Destacó que los casos de conflictos de interés en los que se vieron involucrados el Presidente, su esposa y el secretario de Hacienda son ejemplos de por qué es conveniente tener una regulación que permitiera un escrutinio minucioso e involucre a los ciudadanos.

“Los servidores públicos, al ser los encargados de la administración de los bienes públicos, y ser responsables de la toma de decisiones, tienen que ser sujetos a un escrutinio mayor que el de cualquier ciudadano”, expresó. Sí, Chucha.

Eduardo Bohórquez, director de Transparencia Mexicana, comentó que la sociedad civil ha tenido que exigir la publicidad de las declaraciones patrimoniales de los servidores porque el gobierno no hace nada con ellas.

Explicó que más del 60% de sanciones impuestas a servidores públicos corresponden por entrega extemporánea de sus declaraciones patrimoniales, y no por el análisis de lo que se debe hacer con su contenido. O sea que a los contralores lo que les importa es que los funcionarios entreguen a tiempo su declaración patrimonial. Si lo que declaran es producto de la corrupción o más lo que no declaran esto les tiene sin cuidado.

El chiste es que no habrá leyes contra la corrupción ni sistema nacional anticorrupción. A nadie de la clase política le conviene. Y si se llegase a probar algo parecido en el Congreso sería algo muy light.

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0