Análisis a Fondo: ¿Cómo nos arreglamos?

La corrupción es producto de la mala educación

No es cultural como dice el Inspector Andrade

Por: Francisco Gómez Maza

Con un sin igual cinismo patriotero, Virgilio Andrade, el investigador de la Casa Blanca, producto de la improvisación de la política y de la política de la improvisación mexiquense, concluye que la corrupción es tema cultural. O sea que los mexicanos ya venimos desde el vientre materno estigmatizados con la corrupción. Es cultura. Es como la literatura, como la poesía. Es cultura. No le creo nada al señor investigador de la corrupción y de los conflictos de interés, siendo él mismo un conflicto de interés.

Es ridículo el determinismo de nuestros politiquillos de bacinica debajo de la cama. Me quedo más con la definición de moral del Alazán Tostao, el político y militar potosino –Don Gonzalo N. Santos- que tenía definiciones certeras, siempre certeras de la realidad mexicana de su tiempo y de todos los tiempos: la moral es un árbol de moras. Porque la moral es tan relativa como la relatividad de Einstein. Lo que es buen acto entre los pobres puede ser una injusticia si la comete un rico, o al revés volteado. Entonces la moral no funciona porque está compuesta por los usos y costumbres ya sea de un individuo, o de una comunidad, o de una sociedad.

Pero decir que la corrupción es un cuento cultural es querer tapar el sol con un dedo. La corrupción para este escribidor es resultado de la mala educación. Que la educación en México, tanto la pública como la privada o particular, es mala. Crea monstruos, de donde se seleccionan a quienes van a gobernar los destinos del país, los intereses legítimos de las sociedades que conforman el mosaico democráfico del país. Salva Barrabases y condena Jesucristos. Elige siempre, siempre elige, ladrones, corruptos.

La corrupción no es pues un asunto cultural, sino una deformación sicosocial venida de la corrupción de los padres, de los maestros, de los curas, de los políticos, de juan de la chingada, que tienen que ver con la formación de los niños, que ya convertidos en adultos lo que buscan es enriquecerse mediante el robo, como lo hacen los prominentes miembros de las mafias, de la política, de la delincuencia, del narcotráfico, del control de la prostitución, de la mendicidad, etcétera.

Mire qué sinvergüenza resultó el secretario de la Función Pública, quien considera que la corrupción es un asunto cultural, “ya que forma parte de los seres humanos que siempre buscamos rentabilidad comercial y respondemos a otros incentivos”. Y esta barbaridad la dijo durante su participación en el foro: La Información en el Combate a la Corrupción. ¿Cómo nos arreglamos? Se ve que conoce la clásica interrogante.

Otra cosa es la actitud del auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal, quien aseguró que es urgente que sean aprobadas las leyes del Sistema Nacional Anticorrupción, diseñado para eliminar los espacios e incentivos de la corrupción, sin dejar de atender la parte sancionatoria y disuasiva. Y la comisionada presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (Inai), Ximena Puente, quien afirmó que es momento de que “los mexicanos pasemos de un estado de apatía a la acción contra la corrupción en todas sus modalidades”. Hasta el momento solo ocho entidades de 32 han armonizado las leyes estatales con la Ley General de Transparencia, y dijo que el Inai revisa otras ocho legislaciones para que estén acorde con la norma general.

Lo cierto es que todo el mundo habla de la anticorrupción pero muy pocos están convencidos de dejar sus prebendas. Los senadores y diputados del PAN y del PRD propusieron la creación de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción, como un órgano con independencia técnica y operativa de la PGR, que podrá investigar, prevenir y conocer los delitos en materia de corrupción. Se trataría de una iniciativa de ley para modificar la Ley Orgánica de la PGR con el objeto de crear esta Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción; una de las piezas necesarias en la discusión de las leyes secundarias del Sistema Nacional Anticorrupción.

De acuerdo con la iniciativa, que está publicada en la Gaceta del Senado, la Fiscalía contará con unidades administrativas regionales necesarias distribuidas en el territorio nacional para el seguimiento de las investigaciones.

Para el desarrollo de sus funciones, la Fiscalía Especializada se auxiliará de la instancia competente en materia de Servicios Periciales y Forenses, la cual en su caso, deberá dar respuesta a su requerimiento en un plazo que no exceda las 24 horas.

El titular de la Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción sería nombrado por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes del Senado. Podría ser removido libremente por el Procurador General de la República, dicha remoción podría ser objetada por el voto de la mayoría de los miembros presentes del Senado dentro de un plazo de 15 días hábiles siguientes al acuerdo de remoción.

La PGR destinaría el presupuesto necesario para que la Fiscalía Especializada cumpliera con su función, el cual siempre debería ser mayor al destinado en el ejercicio presupuestal inmediato anterior.

Alemania y México acordaron combate a la corrupción. Pactaron, ahora que está Peña Nieta de visita en aquel país, crear bases para el intercambio de conocimientos y mejores prácticas que promuevan la integridad, la transparencia y la prevención de la corrupción.

Los gobiernos de México y Alemania firmaron -en el marco de la Visita de Estado -un instrumento de cooperación con miras a fortalecer el combate a la corrupción en ambas naciones. “México y Alemania son conscientes de que la corrupción es un fenómeno social, político y económico que pone en peligro la eficacia de los gobiernos, que debilita la confianza de la ciudadanía y que puede perjudicar la estabilidad y la seguridad de la sociedad, los valores de la democracia y el estado de derecho”, señala una declaración conjunta.

Pero yo le puedo asegurar que estos políticos de banquillo en el Congreso todo lo que se diga de combatir la corrupción es un mito genial, como decía mi pariente. Qué pena. ¿Verdad? A los corruptos los tendréis siempre con vosotros.

analisisafondo@gmail.com

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0