Acento: ¿Y la corrupción?

Acento: ¿Y la corrupción?

Por: Salvador Flores Llamas

Tres millones de millones y trescientos ochenta y cinco mil cuatrocientos noventa y tres millones de pesos es la deuda que acumuló Luis Videgaray en el sexenio de Peña Nieto hasta el 31 de agosto,

Tal récord histórico casi duplicó la deuda del sexenio anterior, llega al 50.5% del producto interno bruto (PIB), y el país paga 34 mil millones anuales sólo por él.

Todo mundo pregunta ¿qué pasó con esos 3 billones y casi 400 mil millones, cuando el crudo alcanzó precios históricos más altos y aumentaron los de las gasolinas, pues la caída del crudo vino al final?

Nunca se ha informado su destino. ¿Eso no es corrupción?

La Salida de Javier Duarte de gobernador de Veracruz suscita la sospecha de si sólo es lavado de cara del PRI ante la elección de ediles en ese estado, de los gobernadores en Nayarit, Coahuila y el Estado de México, clave para la presidencial, sobre todo la última.

El tricolor no hizo caso de la corrupción de sus gobernadores de Veracruz, Chihuahua y Quintana Roo y los nexos con el narco del de Tamaulipas, y perdió catastróficamente esos estados el pasado 5 de junio, pese a que Beltrones lo previno.

Si en los 4 estados hubo enjuagues de miembros del gabinete presidencial,  y sobre todo en Veracruz se enfrentaron Videgaray y Osorio Chong y Duarte convino ($) con López Obrador que lanzara candidato a gobernador para restar sufragios a Miguel Ángel Yunes, hoy disfrazado de panista, y Morena le quitó más sufragios al PRI que al PAN.

Con Duarte el PRI empujó al PAN a actuar contra a Guillermo Padrés, pero la suspensión de derechos partidarios a ambos nada remedia, y veremos si Duarte no se fuga del país, como Borge y César Duarte, sus colegas priistas.

Precisa aclarar que Javier Duarte aún tiene fuero, precisa que la Cámara de Diputados le finque juicio de procedencia para que sea sometido a proceso; Padrés ya lo está, pues ya salió del cargo, aunque se defiende con amparos.

Al aceptar Josefina Vázquez Mota 900 millones del gobierno federal para su fundación Juntos Podemos, cayó en la trampa que hoy capitaliza el PRI para evitar que lo despojara de la tierra de Peña Nieto, crucial para 2018, como candidata a gobernarla.

Parece que era la única que podía darle ese coscorrón al tricolor, mediante una alianza PAN-PRD, aunque ésta también se esfumó porque Héctor Bautista, cacique del sol azteca en el Edomex, baila al son del presidente, pues al ver cómo los Chuchos (sus ex aliados y cómplices) exprimían al gobierno con el Pacto por México, no quiso quedarse atrás.

El Peje que se decía campeón anticorrupción, ya olvidó esa causa y ofreció a Peña Nieto y socios amnistía, olvido y perdón.

“Ante su posible derrota, no habrá represalias ni persecución contra nadie”, prometió el eterno candidato presidencial, aunque puede tratarse sólo de una finta más para no parecer el candidato rijoso y destructor e izar de nuevo su bandera de amor y paz.

Ya no arremete contra el presidente, sólo contra la “mafia del poder”.

Varias veces ha adoptado esa actitud camaleónica el Peje, pues no olvida que el “Cállate, chachalaca” contra el presidente Fox y la andanada de ataques a Calderón lo llevaron a perder por mínimo margen en 2006.

¿O le habrán llegado al precio?, lo que no sería nuevo, ya ha pasado varias veces.

¿Se vio en el espejo de Trump, a quien sus malquerientes dicen parecerse y ya no siente lo duro, sino lo tupido por sus insultos a medio mundo y sus ataques sexuales a las mujeres?

llamascallao@hotmail.com
@chavafloresll

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0