Acento: Edomex, la joya del 2017

Acento: Edomex, la joya del 2017

Por: Salvador Flores Llamas

Como hace seis años, cuando buscaba la gubernatura del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas va de atrás para adelante y espera que su jefe político, antecesor y amigo Enrique Peña Nieto vuelva a fijarse en él para sucederlo en Los Pinos en 2018.

El presidente lo visita con frecuencia, la última vez fue el martes pasado para inaugurar el primer teleférico de transporte urbano en América Latina, y cuando el Papa Francisco vino a México logró que fuera a Ecatepec, tierra de Eruviel y donde fue alcalde dos veces.

Su prueba de fuego será la elección de su sucesor en el Edomex (la entidad federal con mayor padrón electoral después de la CDMX) el año próximo; superarla lo proyectaría de fuerte precandidato a la grande; si no, truncará sus aspiraciones.

Para eso su accionar político tiene varias vertientes: evitar la alianza PAN-PRD, que derrotaría al PRI; bajarle los humos a Morena, pues, Amlo aun sin posibilidad de triunfo, envió a la diputada federal Delfina Gómez a recorrer la entidad de prospecto a gobernadora para ganar votos, y Eruviel refuerza su partido para alcanzar un triunfo contundente, conforme a sus anhelos.

Al parecer no habrá alianza PAN-PRD: para ello se acercó a Héctor Bautista, alcalde y cacique amarillo de Netzahualcóyotl, que logró el control de su partido como líder estatal, opuesto a dicha asociación.

Eruviel maniobra para que Josefina Vázquez Mota no sea la candidata del PAN, pues al cambiar el liderato estatal cayó en Víctor Hugo Sedón, su  supuesto aliado, más en realidad apoya a Margarita Zavala y a Calderón, que pretenden que Josefina vuelva a levantar cabeza.

Eso abre puertas a la precandidatura a gobernador de Edgar Olvera, alcalde de Naucalpan, y de Ulises Ramírez, cacique panista de la entidad, proclive al calderonismo.

José Luis Durán Reveles, exedil panista de Naucalpan, busca la candidatura a gobernador por Movimiento Ciudadano, por ser pariente del tránsfuga ex jefe nacional del PAN Manuel Espino.

El PAN se queja de una campaña feroz del PRI en su contra a raíz de que Ricardo Anaya “le dio un baño”—dicen- al líder priista Enrique Ochoa Reza en un debate televisivo, cuando llamó farsa a su campaña anticorrupción contra los gobernadores de Quintana Roo, Roberto Borge; de Chihuahua, César Duarte, y Javier Duarte, de Veracruz, y permitió a los dos últimos huir del país la víspera de entregar el poder.

Mediante boletines y gacetilleros –continúan los panistas— el PRI culpa al jefe panista Ricardo Anaya de proteger a Guillermo Padrés, exgobernador de Sonora, también acusado de corrupto, y de que lo defiende el panista ex procurador de la República, Antonio Lozano Gracia, quien, como litigante, debe defender hasta al máximo criminal del mundo.

Damián Zepeda, secretario del CEN del PAN, ve como parte de esa ofensiva imputar a Josefina haber utilizado, sin rendir cuentas, parte de 900 millones que el gobierno federal dio supuestamente a “Juntos Podemos”, fundación con la que ella colabora gratuitamente en defender a nuestros paisanos en Estados Unidos.

Juan Ignacio Zavala, hermano de Margarita, insinuó cobardemente: “¿Por qué si Josefina combatió con ahínco la candidatura de Peña Nieto, acabó canalizando recursos del gobierno?”, y mostró el temor de que ella vuelva a una posición destacada y denuncie que Felipe Calderón ordenó boicotear su campaña presidencial y mandó al PAN al tercer lugar (abajo del PRD) en la elección de Peña en 2012.

Ese embate persistente contra el PAN puede afectarlo seriamente en el Edo, de México.

Tan importa el Edomex que el PRI inició ya el reparto de tarjetas electrónicas con $3,500.00 y despensas, dizque para ayudar a los más pobres.

Además el PRI se aliará con MC y PT, que le debe su apoyo para revivir su registro, que perdió en la elección de 2012.

Grande es la posibilidad de que Ávila Villegas saque al PRI de ese laberinto. Los precandidatos principales a sucederlo son el diputado federal Alfredo del Mazo Jr., que estuvo a punto de serlo hace seis años; Ana Lilia Herrera, secretaria estatal de Educación; Ernesto Nemer, titular de la Profeco; José Sergio Manzur, secretario de gobierno, y Calos Iriarte, líder estala del PRI.

Algunos añaden a Gerardo Ruiz Esparza, secretario de la SCT, mexiquense también, muy cercano a Peña Nieto, y a Luis Miranda Nava, nuevo titular de Sedesol, gran amigo y compadre del presidente.

llamascallao@hotmail.com
@chavafloresll

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0