Acento: Aureoles fracasó en Michoacán

Acento: Aureoles fracasó en Michoacán

El “caballo negro” que lanzará el PRI para intentar quitar votos a la oposición de izquierda y derecha

Por: Salvador Flores Llamas

Parece mentira que Michoacán, que dio a México prohombres en la colonia, la independencia, la reforma, la revolución y en la actualidad, que fue la cuna intelectual de la insurgencia, de intensa tradición cultural y que ha dado al país tres presidentes, hoy sea gobernado por un inepto.

Silvano Aureoles Cornejo llegó al poder debido al Pacto por México, en el que PAN y PRD (su partido) apoyaron a Peña Nieto para sacar adelante las controvertidas reformas estructurales.

Sucedió a Salvador Jara, sustituto de Fausto Vallejo, quien siguió a Leonel Godoy, aun en permitir el descarado acceso de las mafias al gobierno, que afortunadamente ya abandonaron, pero no al estado.

A Silvano lo devora la verborrea, pues pretende gobernar con declaraciones para la Ciudad de México, en sobreexposición en los medios informativos, en vez de resolver los problemas que sufren y angustian a los michoacanos.

El balance arroja que Aureoles resultó un desastre, y aspira a ser candidato presidencial, sin que las encuestas lo registren; pero podría ser el “caballo negro” que, como dijo Agustín Basave, lanzará el PRI para intentar quitar votos a la oposición de izquierda y derecha.

Mas para el PRI sería mejor jugar otra carta, aunque Silvano tenga el apoyo de Peña Nieto, que lo hizo ganar la gubernatura, pues la semana anterior a la elección, Fausto Vallejo tiró línea a los priistas para votar por Aureoles “por instrucciones de arriba”.

Gusta que lo llamen “el gallo de Michoacán” y se presentó como el salvador del estado, al que prometió colocar en la ruta del desarrollo, y es claro que ha fracasado.

Desde el principio las mafias y agitadores le tomaron la medida, por su ineficacia y abuso de palabrería, pues carece de estrategia de gobierno clara y de medios políticos para restablecer la paz y el orden que prometió, y casi seguramente volverá a quedar sujeto a la federación para frenar la inseguridad, como ya sucedió cuando el centro tuvo que enviar para ello a Alfredo Castillo.

Por ciento entrambos se dio una guerra soterrada: Castillo sugirió a Peña Nieto no traer tanto a Aureoles a Michoacán a placearse como prospecto a gobernador, y este hizo frecuentes reclamos al gobierno federal para que retirara a aquél del estado.

Al asumir el poder el 1 de octubre del año pasado prometió que adoptaría medidas radicales para erradicar los crímenes, la inseguridad e impunidad, lo que no se ha visto.

En abril dijo en entrevista rediofónica: “Hemos restablecido el Estado de Derecho, hemos restablecido la seguridad jurídica, las cifras lo reflejan”. Pero mintió, pues el Sistema Nacional de Seguridad informó que en ese lapso los homicidio aumentaron 62.58%.

Es más: en los 4 meses primeros de su gestión se dispararon los robos a personas, casas, vehículos: 148% el robo a personas; 109.52% a casas; 44.45 el robo con violencia y 21.62% a negocios.

En su Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana de marzo, el INEGI reveló que el 70% de los michoacanos mayores de 18 años confesaron vivir en zozobra.

Además, siguen los bloqueos carreteros y tomas de casetas de autopistas, secuestros de trailers con mercancías, robos e incendios de autobuses de pasajeros; en fin lo que les viene en gana a los vándalos, a quienes deja impunes y sólo anuncia que procederá contra ellos.

Se han presentado 45 denuncias contra normalistas de Tiripetío, Cherán y Arteaga por robos de autobuses y camiones comerciales, con despojo de pertenencias a los pasajeros y saqueo de las mercancías; delitos que, se cree, son auspiciados por las mafias.

La normal de Arteaga, por ejemplo, servía a los Caballeros Templarios de “La Tuta” para esconder armas y surtirse de vándalos.

Mayúsculo fue el oso del Gober. A raíz de que se develó que Juan Carlos Arreygue, alcalde de Álvaro Obregón, mandó asesinar a 10 personas el pasado 30 de julio, cuyos cadáveres encontraron calcinados, por querer arrebatarle el negocio del narcomenudeo.

Fiel a su costumbre de salidor ante los medios, Silvano lo informó sin ningún asomo de sorpresa, y añadió que desde hace tiempo sospechaba que Arreygue tenía nexos con los líderes de los Caballeros Templarios, y que por eso no fue candidato del PRD.

Si conocía esos antecedentes, ¿por qué permitió que llegara a presidente municipal?

Eso se vuelve en contra de él mismo, porque él mismo se hizo sujeto de censura y se le perdió la confianza. No podrá culpársele por los malos pasos de Aeeygue, pero sí de ser políticamente irresponsable.

El Cártel Jalisco Nueva Generación ya aumentó los cultivos de mariguana y el trasiego de percusores químicos para las metanfetaminas.

Todo eso indica que, a menos de un mes de haber tomado posesión (en octubre), el poder se le fue de las manos a Silvano Aureoles Cornejo, nativo Carácuaro, que adoptó a Zitácuaro por terruño, de donde fue alcalde (2001-03) y aún recuerdan que dejó pendiente la rendición de cuentas.

Ante la locuacidad del mandatario tarasco, lo menos que puede decirse es “de lengua me como un plato”.

Tal es la lacerante realidad que vive el suelo que civilizó D. Vasco, que no merece un gobernante de esa calaña, contrario del todo a su recia tradición histórica.

Por su proverbial ineficacia, Silvano degeneró en gran decepción.

llamascallao@hotmail.com
@chavafloresll

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0